La alegría xeneize por otra semi copera não tem fim

Boca lo terminó empatando en Brasil y ahora va con Palmeiras.

Belo Horizonte

Boca aguantó la ventaja que marcó en La Bombonera y en el Minerao se lo terminó empatando al Cruzeiro sobre la hora, 1 a 1, para entrar a las semifinales de la Copa Libertadores. Ahora se viene el Palmeiras.

El local fue el envión de la salida inicial, con una media vuelta del uruguayo Giorgian de Arrascaeta que fue bien controlada por Agustín Rossi a los 15 segundos.

Te puede interesar...

Pero después, el conjunto brasileño careció de sorpresa. Al mal arranque de Pablo Pérez en mitad de cancha, el dueño de casa le dio tiempo de hacer pie y Sebastián Villa comenzó a hacer pesar su velocidad por la derecha.

Un ausente Cristian Pavón sólo se limitó a retroceder obedientemente, pero sin provocar sobresaltos de mitad de cancha hacia arriba.

Embed

La primera para la visita fue a los 10, con un remate de media distancia de Pérez que Fábio atajó al tiro de esquina. Y a los 21 llegó la primera polémica de la noche, bien resuelta por el uruguayo Andrés Cunha, que no le cobró un penal a Villa ante el cierre de Egidio dentro del área. Todo Boca pidió el VAR, pero no hubo nada de todo eso.

Mauro Zárate se hizo presente a los 29, en una jugada individual por la izquierda que no encontró compañía dentro del área. Exigido, Nahitan Nández remató ancho.

Se iba el tranquilo primer tiempo para el Xeneize en el Minerao, hasta la infracción de Pérez. De esa jugada llovió el centro desde la derecha a los 45 minutos que tomó a Rossi saliendo con los puños y a Dedé, de nuevo amenazante y muy peligroso como en La Boca ante Esteban Andrada, que motivó el yerro del 1. El despeje lo tomó Hernán Barcos para marcar su gol, correctamente anulado por Cunha.

“Sabemos que nos quedan cuatro pasos para hacer historia y que va a ser muy difícil, pero tenemos que seguir así. Fue muy importante la ventaja marcada en La Bombonera para nosotros”. Nahitan Nández Mediocampista de Boca

Los cambios

En el segundo tiempo no pasaba nada hasta que los equipos movieron los bancos. Primero cruzeiro con el ingreso de Sassá, que en la primera que tocó, en una segunda jugada de tiro de esquina, la mandó al fondo del arco a los 12.

Boca se aferró al resultado que lo clasificaba, retrocedía demasiado y Rossi desnudó todas sus dudas debajo de los tres palos. El arquero le dio argumentos a Cruzeiro, que no aprovechó por propias carencias como para merecer algo más.

Dedé vio la roja a falta de 9 y el Mellizo mandó a la cancha a Ábila y a Cardona. En tiempo adicional, Wanchope la bancó para Cristian Pavón y el wing salvó su noche con un gol que valió el empate y la trabajadísima clasificación.

Guillermo barros
El mellizo Guillermo, exultante con la clasificación a semis.
El mellizo Guillermo, exultante con la clasificación a semis.

Guillermo: “Es una alegría muy grande, faltan dos pasos”

Belo Horizonte

Tras la sufrida clasificación, el entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, se mostró feliz y destacó a los jugadores y a los hinchas que fueron a bancar a su equipo. “Vinieron a alentar a Brasil y se lo merecían. Y los jugadores dejaron la vida por esta camiseta. Es una alegría muy grande, nos faltan dos pasos para llegar a la final, ante un rival al que conocemos (por Palmeiras). Pero Boca está ahí”, destacó el Mellizo. El técnico xeneize aseguró que el Cruzeiro sólo complicó con “centros”.

Dedé, un desequilibrado

El defensor brasileño, que había lesionado a Andrada en la ida y que jugó porque la Conmebol le quitó la roja, ayer protagonizó dos acciones de riesgo contra la humanidad de Agustín Rossi. Y encima se fue expulsado por una falta a Pavón que no pareció para tanto, pero su fama le jugó una mala pasada.

Rossi flojo, llega el boliviano

El arquero tuvo muchos errores. En las próximas horas se sumará el boliviano Carlos Lampe.

Las polémicas, bien resueltas

El juez resolvió bien en el gol anulado a Cruzeiro, en el penal para los brasileños que luego no se ejecutó por offside y en la acción en la que Boca pidió penal a Villa.

La coincidencia con últimos campeones

Brasil

¿Se repetirá la historia? Resulta que hay un dato que hará ilusionar aún más a los hinchas de Boca. Es que los últimos dos campeones de la Libertadores de origen argentino, San Lorenzo en 2014 y River en 2015, eliminaron a Cruzeiro en cuartos de final. Igual que Boca anoche. Ambos en condición de visitante como el Xeneize. San Lorenzo ganó 1 a 0 la ida y empató 1 a 1 allá. El Millo perdió 1 a 0 acá y ganó 3 a 0 de visitante.

Fuente:

¬ŅQu√© te pareci√≥ esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído