El clima en Neuquén

icon
Temp
60% Hum

La cuarentena aumentó la soledad y el estrés crónico

Dos años después, las medidas sanitarias siguen siendo estudiadas.

Mientras el mundo observa con atención la gran ola de COVID-19 causada por la subvariante de Ómicron BA2, el consenso científico indica que el nuevo pico de contagios debería ser el primero desde el inicio de la pandemia sin imposición de restricciones a la movilidad ni nuevas medidas de bioseguridad. Gracias a la inoculación masiva y a la inmunidad provocada por las infecciones, la humanidad está más que preparada para luchar contra el coronavirus y la mayoría de las personas que porten la enfermedad la atravesarán sin grandes dificultades. Sin embargo, las consecuencias de los dos años de crisis sanitaria todavía calan hondo en gran parte de la sociedad.

Casi todos los gobiernos se vieron obligados a aplicar confinamientos estrictos que, si bien colaboraron a evitar tensiones en los sistemas de salud, empeoraron otros indicadores: las tasas de depresión y ansiedad en los jóvenes, que sufrieron el cierre de las escuelas y la falta de contacto con sus pares, se desataron de forma drástica. De la misma manera, y por evadir los controles periódicos, muchas personas que padecían diversas patologías dejaron que las mismas se desarrollaran sin la debida atención.

Te puede interesar...

Ahora, un estudio llevado a cabo por la Asociación Americana de Psicología puso el foco en los efectos físicos, mentales y sociales de las cuarentenas que provocaron un aumento en la sensación de soledad; aunque parece un indicador más, aquellos que dicen experimentarla corren riesgos mucho mayores en cuanto a la letalidad. Además, los expertos detallaron que el proceso de envejecimiento fue afectado por completo.

"La exposición a enfermedades infecciosas y el estrés crónico exacerbaron las condiciones de salud y acortaron la vida", señaló el ente, que realizó un ensayo amalgamando los resultados de 34 investigaciones en las que hubo más de 200.000 participantes.

Los estudios, que registraron un incremento del 5% de la sensación de soledad en promedio, pueden servir para que los servicios estatales planteen alternativas tendientes a aumentar la cantidad de interacción social entre sus ciudadanos y mejorar la calidad de sus relaciones cercanas. Aun así, los integrantes de la Asociación advirtieron que la mayoría de los resultados fueron concluyentes entre la población de países de altos o medios ingresos, y hace falta reforzarlos en la clase baja .

El dato corresponde a un sondeo efectuado por el Instituto de Investigaciones Psicológicas, que depende del CONICET, y la Universidad Nacional de Córdoba. Los grupos poblacionales tuvieron que responder en base a sus experiencias durante 2020 y 2021; el 48% manifestó haber tenido ansiedad.

Un estudio realizado por un grupo de investigadores británicos alertó por el deterioro cognitivo que puede conllevar el contagio de COVID-19: los efectos suelen ser más visibles seis meses después de contraer coronavirus grave, y entre los síntomas, están incluidos los problemas para recordar palabras y diversos trastornos del sueño. Al mismo tiempo, señalaron que el deterioro es comparable al que sufre una persona en 20 años, entre los 50 y los 70, y que la recuperación, en el mejor de los casos, es gradual. Los que tuvieron consecuencias leves también pueden sufrirlo.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario