La degolló a pesar de sus súplicas: "Amor, no me mates, estoy embarazada, te amo"

El femicida la apuñaló reiteradas veces a pesar de sus súplicas. Sucedió en Italia.

"Amor, no me mates, estoy embarazada, te amo". Esas fueron las últimas palabras de María Lacramioara Di Piazza, una mujer que fue cruelmente asesinada por su amante en Palermo, Italia. Tras el asesinato, el femicida tiró el cuerpo de la mujer en un descampado y se fue a tomar algo a un bar. El hecho, que conmocionó a todo el país por la crueldad del femicida, fue captado por una cámara de seguridad.

Diez días atrás, María, de 30 años y madre de un niño de 11, le había contado a su amante, Antonino Borgia, de 51, que estaba esperando un hijo suyo. Cuando se encontraron, comenzaron a pelear después de bajar del vehículo, y una cámara de seguridad de una casa que está frente a la empresa donde trabajaba el hombre captó las dramáticas escenas: Borgia tomó un cuchillo de cocina con una hoja dentada y apuñaló a la mujer en el vientre. Luego, estando ella en el piso, volvió a atacarla una y otra vez.

Te puede interesar...

P18-F3-MUNDO(SCE_ID=379983).jpg

"Amor, estoy embarazada, espero tu bebé. Te amo, tirá ese cuchillo", le suplicó la mujer, de origen rumano. Ante el ruego, el italiano la subió a la camioneta. Minutos más tarde, malherida, la mujer intentó escapar y el asesino agarró un palo y le pegó varias veces en la cabeza. Para rematarla, empuñó el cuchillo y la degolló. El femicida envolvió el cuerpo de la chica en sábanas y mantas, lo ató con una soga, lo tiró a un descampado y lo cubrió con malezas. Luego, volvió a subir a la camioneta y se fue a desayunar a un bar.

Pero eso no fue todo, su día continuó como si nada: limpió el vehículo, mantuvo reuniones de negocios y a la tarde fue a la peluquería. Hasta allí llegó la Policía, que recibió la confesión del hecho y el sitio específico de dónde estaba el cadáver.

De todas formas, Borgia manifestó una excusa para su violentísimo accionar, al decir que Lacramioara Di Piazza lo estaba extorsionando. "Me pidió 3000 euros, de lo contrario le iba contar todo a mi esposa. Yo le prometí la noche anterior que se los iba a dar. Me dijo que su hijo era mío y que no podía continuar el embarazo porque ya tenía un hijo y la madre la enviaría lejos de casa. Pero creo que lo del embarazo era una mentira", les aseguró el asesino a las fuerzas federales.

P18-F2-MUNDO(SCE_ID=379982).jpg

LEÉ MÁS

Escándalo en la tevé chilena por la violación de derechos humanos en la dictadura de Pinochet

Maestra supermodelo tuvo sexo con cinco alumnos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído