La emotiva historia del dominicano al que apodan Lukaku

Jhon Ramírez es el goleador de Conflu en Lifune. Llegó al país por tristes circunstancias familiares.

Martín Gamero

gamerom@lmneuquen.com.ar

Neuquén. “Mis padres se separaron cuando yo tenía 3 años. Mi viejo se fue a España. Seguimos en contacto y él tiene su familia allá. Mi mamá se vino a la Argentina. Yo me quedé con mi abuela materna en Dominicana hasta los 8 años, que es cuando ella fallece y de ahí me vengo para la región a vivir con mi vieja”, comienza contando Jhon Ramírez, un joven atacante centroamericano de 16 años, sobre su historia de vida.

Es categoría 2002, nació en Santo Domingo, capital de República Dominicana, y llegó a Neuquén hace 9 años. Su mamá, que hace más de una década se enamoró de la Argentina, lo trajo para estos pagos.

Pasó por tres clubes en la región: San Martín de Cipolletti, el Albinegro y ahora volvió a Conflu, donde lo apodan Lukaku por el romperredes de Bélgica.

En relación con su familia, Jhon (“no John”, nos aclara) explica: “Acá, además de mi mamá, tengo a mis hermanas y a mi tía. En Dominicana me quedaron mi otra abuela, mis tíos y primos”.

Vive en Balsa Las Perlas, pero hace un tiempo era parte del barrio Confluencia. Por eso se acercó al club que en aquel momento se llamaba Hueney Hue. “Elegí Conflu por que es el equipo que a mí me enseñó a jugar y que me recibió cuando llegué al país”, destaca agradecido.

El goleador del Depo ya convirtió dos tantos (frente a Rivadavia y Unión de Zapala) en las primeras tres fechas de la Liga, y gracias a esos gritos el equipo capitalino hace podio en la B. “Para mí, hacer los goles con esta camiseta es lo más lindo. Por suerte se me viene dando”, celebra.

El vínculo de la joyita dominicana con Ariel Koon, presidente de la entidad, se puede reflejar en una anécdota. “Cuando me estaba por ir a Cipo y Confluencia dudaba en continuar o no en la Liga, Ariel me regaló un álbum de fotos mías desde que arranqué en el club. Me dio el pase pero me dijo: ‘Te vas con una condición: estés en el Real Madrid o en el Barcelona, tenés que volver a Conflu a salir campeón”, comenta entre risas Jhon, quien buscará cumplirle el sueño.

“Me gusta hacer handball y juntarme con mis amigos a tomar mates”, resume Ramírez, quien con el tiempo fue perdiendo el acento dominicano. Pero no olvida a su país ni a su recordada y querida abuela.

Tiene 16 años y un gran futuro. Sueña con dar la vuelta en Conflu y alienta a Cipo, su ex equipo, en la Copa.

Velocidad, potencia y mentalidad. Ariel Koon. Presidente de Confluencia

Siempre fue muy profesional y responsable. Estuvo un año con nosotros y de ahí saltó a Cipolletti. Recuerdo una historia que él no la sabe. Cuando iba a ser el último partido de Jhon y de Leonel Soto (de la misma categoría) en nuestro club, fui a alquilar la cancha de Centenario para tener una foto de la despedida de ambos. Uno se encariña demasiado con sus jugadores. Lamentablemente, no fueron a jugar ese partido porque ya se habían ido a Cipo. Ni ellos lo saben. Por suerte regresó a Conflu y de la mejor manera. Tiene mucha velocidad y potencia física, ambidiestro. Aún tiene mucho por mejorar porque tiene 16 años. En el club le dicen Lukaku.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído