La hermandad de los buenos vientos: dos países unidos por el windsurf

El viento característico de la Patagonia para la mayoría es molesto, pero otros lo disfrutan y a la mínima ráfaga preparan la tabla, la vela y hacen Windsurf. El deporte ganó popularidad en la zona y hasta un campeón del mundo se animó a navegar por nuestros lagos.

Embed

Brian Moyano / moyanob@lmneuquen.com.ar

El venezolano José "Gollito" Estredo, visitó la ciudad de Neuquén y pasó por la redacción de LM Neuquén para contar un poco sobre sus nuevas aventuras. El deportista número uno del mundo en Windsurf estuvo acompañado por el cipoleño Arnaldo Dante “Naldi” Sagripanti, destacado windsurfista en nuestro país.

Gollito y Naldi son como el agua. De palabras simples y movimientos rápidos, no les cuesta hablar sobre sus travesías y más aún si eso implica su deporte, su costumbre diaria: el windsurf.

Te puede interesar...

Muy cerca del mar, prácticamente en plena playa, la humilde familia de José Estredo construyó como pudo la que fue durante muchos años la casa familiar en Isla Margarita, Venezuela. "Un ranchito muy humilde, que amábamos mucho", describió Gollito.

En la casa, vivían su madre, José y sus cinco hermanos. La distribución era sencilla, una sola habitación para toda la familia. Una vivienda rodeada de arena, desde la que Gollito vio sus sueños proyectados subido a una tabla y domando las olas. "Mi hermano mayor vivía en el agua y él ya practicaba este deporte mucho tiempo antes, aprendí mucho y gracias a su apoyo he podido crecer", aseguró el windsurfista que a los 29 años ya logró nueve campeonatos mundiales.

Naldi mira con admiración mientras Gollito comenta sus aventuras, ambos se conocieron practicando windsurf y ahora son íntimos amigos. El cipoleño de 32 años también tuvo su comienzo desde una edad pequeña. Su amor por el deporte acuático nació en un lago que no fue tal hasta hace algunas décadas en Neuquén, el Mari Menuco y Los Barriales. "Pudimos navegar en el lago y la verdad que está muy bueno", soltó Gollito elogiando las aguas neuquinas.

AM-windsurf-Mari-Menuco-(4).jpg

Gracias al esfuerzo de la familia de Naldi que había construido una casa de veraneo frente a las aguas del Mari Menuco, el cipoleño comenzó su carrera como windsufista y se destacó por todo el país.

"Con mis viejos nos instalábamos en el lago todos los veranos y cuando apareció el windsurf en la Patagonia, mi papá se compró un equipo y a los 8 años me subí a la tabla y no me bajé más. Me metí en el agua y poco a poco fui perfeccionándome, gracias a Dios pude conocer muchos lugares y también muchos competidores", dijo Naldi quien ahora se dedica a representar algunos competidores.

En la zona la actividad empezó hace más de siete años y el lugar elegido es el lago Mari Menuco. La localidad ubicada a 67 kilómetros de la capital se volvió un punto específico para todos los especialistas que practican este deporte acuático.

El más recordado

La leyenda de Gollito se escribe a partir de sus nueve títulos mundiales, y se remata con una historia de amor por el deporte que lo ha dado todo. "En 2006, cuando gané mi primer título mundial, fue un sueño para mí. Pude disfrutarlo con toda mi familia y sobre todo con mi hermano que le ha dedicado mucho tiempo a mi carrera. A partir de ahí fue todo una motivación y nunca baje los brazos", expresó José Estredo que también pudo ayudar a su familia y cumplirles el sueño de construir una nueva casa para todos donde hoy se alojan sus trofeos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído