"La maternidad no me volvió más pudorosa"

Jésica Cirio. A pleno. Figura de los especiales de Morfi, se afirma en la conducción mientras disfruta de su primera hija y diseña la nueva línea de ropa deportiva para Cocot.

Paula Bistagnino

Especial

Con la llegada de su hija Chloé hace dos meses y medio, la cotidianidad de la modelo y conductora Jésica Cirio (32) tomó un giro aún más frenético del que ya había dado cuando conoció a Martín Insaurralde (47), intendente de Lomas de Zamora y su marido desde 2014, claro. Con el político formó una familia, junto a los tres hijos varones de él –ya de 23, 20 y 11 años– y fue madre por primera vez. Pero lejos de encender un parate total en su carrera profesional, ya retomó parte de su rutina; aunque todavía disfruta de las vacaciones, de un tiempo a ritmo más lento que reparte entre la costa argentina, Miami y Buenos Aires.

“Casi estoy a full de nuevo porque estoy re entusiasmada con todo lo nuevo que empecé”, cuenta y enumera sus proyectos: el ciclo de especiales de Morfi, de los que va a participar con Zaira Nara como conductora. Lanzó Strong, una nueva disciplina de entrenamiento más intensa que zumba (baile del que es embajadora y, además, sigue con el emprendimiento de asesoramiento en nutrición y gimnasia con el que le va bárbaro). ¡Ah! Y está diseñando la nueva línea de ropa deportiva para Cocot.

Con tantas actividades, ¿ya te acostumbraste a dejar a Chloé con alguien más?

No, es lo que me resulta más complicado de esta nueva etapa que estoy empezando. Todavía me voy pocas horas, pero no es fácil. Obviamente si la puedo llevar conmigo, lo hago. Tampoco me imagino mi vida sin mi faceta profesional. Disfruto mucho lo que hago y, además, en Telefe tengo un equipo que es espléndido y siempre está apoyándome. Es fundamental sentir ese acompañamiento para poder equilibrar ambos roles. Y el hecho de sentir que en el programa sigo aprendiendo me motiva mucho. Gerardo no sólo es un excelente conductor sino un gran productor.

-A la hora de cerrar nuevos proyectos, ¿te afecta la maternidad?, ¿te da más pudor ahora mostrar el cuerpo?

No, no me pegó por ese lado, lo vivo con mucha naturalidad. Obviamente todas las decisiones laborales las evalúo en función ella. Si tengo que dormir dos días en el interior, trato de no hacerlo. Por lo menos por ahora.

¿En qué ya arriesgarías que te transformó la maternidad?

No sé. Si estoy más feliz que antes. Vivo contenta, desde que me levanto hasta que me acuesto. Todos los días me pasa algo diferente con ella. A partir de sus novedades, la vida me cambia a diario. Esta semana, por ejemplo, descubrió los dibujos animados y ya sonríe a la mañana cuando se levanta. Es mágico.

¿Y qué cosas del “mundo mami” que antes por ahí te hacían reír o te irritaban te encontrás repitiendo?

No puedo evitar hablar del tema niños con mis amigas, cuando en otro momento era de las que decía ‘¡qué pesadas!, no podemos hablar de otras cosas’. Pero bueno, intento tomármelo también con felicidad porque es inevitable que te pregunten y que salga el tema permanentemente. Y es cierto que una también quiere contar.

¿Cómo es Martín como papá? Dicen que está súper baboso

Mal... Está siempre encima, muy presente. Le juega, le habla y ella se desespera. Escucha la voz del padre y se vuelve loca. Él la mira y es como que la cabeza se le hace giratoria.

Al principio tu relación con él generó ciertas dudas y suspicacias. Ambos venían de mundos muy distintos…

Es cierto eso, pero nunca le dimos mucha trascendencia a lo que decían los demás. Siempre fui de mirar para adelante y de hacer lo que yo sentía y creía. En mi trabajo también. Estoy desde muy chica en el medio y pasé por todos los estadios de mi carrera que deseé. Siempre fui de concentrarme en mí, en lo que quería y en lo que a mí me hacía feliz. Es mi manera de manejarme. Por suerte. Igual te digo algo: a veces el hecho de que hablen de vos te fortalece, duplica la complicidad romántica. Al menos, nosotros lo vivimos un poco así.

-¿Te preocupó tardar en volver a tu peso?

No, me parece un contrasentido estar preocupada por si tenés un kilo de más o de menos en el momento más feliz de ser mujer. Por otro lado, me parece que también nos estamos animando a mostrarnos más reales y sacarnos de encima tanta presión con la estética. ¿Por qué simular que no pasó nada cuando el cuerpo atravesó un embarazo?. De hecho, a mí me falta todavía un poco para estar como antes, pero me lo tomo con mucha calma. Por ahí hacer una clase completa me cuesta más que antes, pero voy tranqui. Empecé a entrenar hace no tanto. El 5 de enero recién me dieron el alta para volver a hacer gimnasia.

¿Martín se prende en el programa deportivo?

A él le gusta salir a caminar, pero ni loco se encierra en un gimnasio. El plan cinta es como clavarle un cuchillo. Pero si hay verde, él sale. También porque su trabajo no se lo permite tanto, depende la época del año está a full y le cuesta quizás acompañarme. Si tenemos un rato, antes de que arranque y se vaya para la muni o la oficina, salimos dar una vuelta por el parque de Lomas de Zamora. Tiene siete kilómetros en total, que la realidad es que nunca los terminamos, pero tomamos un poco de aire puro. Le insisto siempre para salir porque así arrancás mejor el día.

Entre las presiones políticas que él debe tener y la llegada de Chloé, ¿queda energía para la pareja?

Sí, siempre logramos hacernos nuestro espacio; y a la bebé, desde el principio le ordenamos los horarios para poder reencontrarnos. Parece una nena grande ya con sus rutinas. También es muy cierto eso que dicen: al principio la escuchaba llorar y me desesperaba y ahora, de a poco, le voy conociendo los tiempos. Voy aprendiendo. Igual que en todo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído