La pelea contra la mugre sigue con 6000 recipientes

El Municipio los instalará en el centro y calles troncales para residuos menores.

Neuquén
En poco tiempo la ciudad quedará repleta de cestos de basura de color naranja. Pasará de los mil que tiene ahora a seis mil que ya comenzó a colocar la Municipalidad. Con estos recipientes, que quedarán ubicados en cada cuadra del centro, en las calles troncales del oeste y en los espacios públicos, los neuquinos no tendrán excusas y encontrarán mientras caminan un lugar donde dejar los residuos que generan.

"Lo que nos pasa, y tenemos muchas quejas, es que los frentistas encuentran papeles de alfajores, helados derretidos, paquetes de cigarrillos y todo tipo de basura en sus cestos domiciliarios. Esto les genera un problema porque no sólo tienen que limpiar todos los días la basura que les tiraron otros, sino que además se les ensucia la vereda", explicó Cristian Haspert, subsecretario de Limpieza Urbana del Municipio.

El funcionario contó que por el contrato de concesión, la concesionaria del servicio de recolección de basura, Cliba, es la responsable de colocar estos papeleros que se ubicarán en columneros, postes, plazas, espacios públicos y patinódromos: "Vamos a renovar 500 que están fuera de servicio y no se pueden utilizar más. En total son seis mil y ya se pusieron 1500", informó.

Si bien se repartirán por todo el centro, en el cuadrante Lainez, Tierra del Fuego, Ruta 22 y Antártida Argentina se ubicará un gran porcentaje de los recipientes, ya que es la zona de la ciudad donde se concentra más gente caminando: "Por ejemplo, en las cuadras del microcentro que están a cien metros de la Avenida Argentina y Olascoaga, vamos a poner cuatro, dos de cada mano", explicó Haspert.

Limpieza diaria
Si bien no pudo determinar cuánta basura se junta hoy en estos cestos, señaló que en el centro de la ciudad el barrendero pasa seis veces a la semana a juntar los residuos y renovar la bolsa. "Sobre las troncales o calles principales la frecuencia es cada 3 días. El barrendero que se ocupa de limpiar la cuadra se encarga también del papelero de ese lugar", comentó.

Se mostró esperanzado por lograr un cambio de hábito y consideró que al tener un tacho de basura en cada cuadra, los vecinos entenderán que los papeles van ahí y no en la calle: "Es importante dejarlo en este lugar, no en el canasto de basura del comerciante o el frentista, o arrojarlo a la vía pública", pidió.

Además del cuadrante del microcentro, también se ubicarán en sectores comerciales de diferentes corredores troncales como Godoy, Avenida Del Trabajador, San Martín, Novella y Dr. Ramón.

En los patinódromos de Gregorio Álvarez y Don Bosco III, y en distintas plazas de los barrios Gran Neuquén Norte, Gran Neuquén Sur, Villa Ceferino, Gregorio Álvarez, Cuenca XV, San Lorenzo Norte, San Lorenzo Sur, Hibepa y Almafuerte.

CIFRA
282.000 kilos de basura por día
Es lo que generan los neuquinos a diario y llega al centro de disposición final. El promedio es de un kilo por habitante.


A los que tiran
Quieren multas de hasta $30 mil

El subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert, estuvo ayer en el Concejo Deliberante y les presentó a los legisladores de su bloque (NCN) un proyecto de ordenanza para incrementar las multas a los vecinos que arrojan basura en espacios públicos. "Quiero una multa de 30 mil pesos para estos infractores", dijo el funcionario luego del encuentro.

OPINIÓN
Un desafío para los neuquinos

Mario Cippitelli

Nunca hubo una cultura del respeto por los espacios públicos, especialmente por el tema de la basura.

Tal vez, en los principios de la ciudad, como capital de la provincia, existieron las buenas costumbres, la identificación del otro como par en cuestiones tan simples de convivencia, por más que por aquel entonces sólo existieran calles de tierra y dunas interminables.

Hacerse cargo de la basura no está en la agenda de la mayoría de los neuquinos. Los hechos lo demuestran diariamente, con los centenares de basurales clandestinos que florecen en cada rincón de la ciudad.

El desafío, a partir de ahora, parece enorme pero no difícil de cumplir. Así como los que concurren a otra ciudad o país se cuidan de arrojar papeles o desperdicios en la vía pública (más por temor a pasar vergüenza que por una posible sanción o multa), los neuquinos tendrán la oportunidad de imitar esos buenos gestos de turistas, pero en su propia casa.

De ser exitoso este plan, los beneficios se verán rápido y no serán un éxito de la gestión municipal, sino que se convertirán en el reflejo de la madurez y de la evolución que a esta altura del partido debería hacerse carne en cada uno de los vecinos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído