La pesadilla de un barrio rural son los camiones

Los vecinos de Nueva España están cansados del tránsito pesado. Piden una solución.

Nueva España es uno de los barrios rurales más antiguos de esta localidad, que de a poco va perdiendo esa tranquilidad, rodeado de chacras y a pocos metros del río Neuquén. Hoy, ni los chicos pueden jugar en la calle con la despreocupación de antes.

Es que el desarrollo inmobiliario, por varios loteos abiertos y countries, está movilizando a un sector que hoy se queja por el alto tránsito de camiones, que circulan a toda velocidad por las angostas calles, con cargas pesadas que se dirigen hacia la zona de loteos.

La vida en ese lugar va perdiendo el silencio para dar paso al ruido de los camiones y los vehículos que circulan en los horarios pico. Y las familias del lugar ya están cansadas y piden algún tipo de respuesta para calmar el flujo vehicular.

"Bajan muchos camiones a los barrios privados entre tres o cuatro veces por día. Habíamos puesto un lomo de burro para que bajaran la velocidad, pero no resultó. Cada vez que pasan los autos mi casa tiembla", expresó Silvia Torres a LM Neuquén, una vecina de la calle Los Álamos, que atraviesa el barrio.

El barrio está a unos 15 metros por debajo de la Ruta 7, conectado por una pronunciada pendiente que se rompe por el paso del tránsito pesado. Hace unos meses, las empresas que hacen los loteos se comprometieron a reparar la denominada "bajada de Nueva España", pero por el alto tránsito se volvió a destruir.

"Prácticamente no se puede jugar en la calle, mi nena no se puede andar, no la puedo dejar sola como lo hacía antes. Este pasó de ser un barrio tranquilo a tener camionetas todo el tiempo, también del petróleo, que bajan a comer y se van", dijo Torres.

El movimiento del barrio empezó a agitarse hace ya varios meses, desde la consolidación de varios loteos. En la zona están en etapa de desarrollo El Vergel (aún sin servicio pero con algunas casas), Prima Terra (con un terreno consolidado para más de mil lotes), Rincón del Valle (en desarrollo de servicios) y el Santa Ángela II), un barrio cerrado que hoy está en plena construcción de viviendas.

"Acá las calles están destruidas, pasan la máquina pero todo se vuelve a romper rápido. El problema más grande lo tenemos después del mediodía y a las seis de la tarde", añadió la vecina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído