LMNeuquen Maradona

¡La que usó Maradona, Huevo! El recuerdo del 10 en Sevilla

El zapalino Acuña arriba al equipo en el que el Diego tuvo un paso fugaz pero recordado junto al Narigón Bilardo. ¿Podrá superarlo el neuquino en ese club?

El pase del año para la región es el del Huevo Acuña al Sevilla, por poco más de 11 millones de euros. El zapalino del Sporting de Lisboa se suma al reciente campeón de la Europa League que dirige Julen Lopetegui, un ex entrenador de la selección española.

En el actual plantel hay dos argentinos, Lucas Ocampos y Franco Vázquez, ya que acaba de marcharse la gran figura: Ever Banega. Pero más allá de otros compatriotas que dejaron huella en ese equipo, el fugaz paso del más grande de todos los tiempos, Diego Maradona, con Carlos Salvador Bilardo como entrenador, quedará por siempre en el recuerdo.

Te puede interesar...

La historia

"Si no viene Diego, yo agarro mi valija y me vuelvo a Buenos Aires". El Narigón metía presión. Quería reeditar la gloriosa historia de la Selección pero ahora a nivel clubes, pretendía brindarle a Maradona el lugar perfecto para su reinserción en el fútbol luego de la primera sanción por doping, que lo dejó afuera del fútbol desde inicios del 91 hasta el segundo semestre de 1992.

Diez años atrás había tomado una de las decisiones más difíciles de su carrera: al mando de la Selección, le sacó la cinta de capitán a Daniel Passarella, gran símbolo del Mundial 78, y se la dio a Maradona. El 10 no falló: fue la gran figura en México 86, probablemente el jugador más desequilibrante en un torneo ecuménico.

image.png

La negociación fue un infierno. Corrado Ferlaino, presidente del Napoli, no lo quería dejar ir. El argentino, que quería abandonar Nápoles, perseguido por el fisco italiano y con la necesidad de cambiar de aire, tenía contrato en el equipo italiano hasta junio de 1993.

Luis Cuervas, mandatario de Sevilla, estaba obsesionado en terminar de construir un súper equipo: ya tenía al Cholo Simeone y a Davor Suker, entre otras figuras. Las conversaciones duraron 88 días y se desbloquearon sólo tras una cumbre en la FIFA en la que intervino el propio Blatter, que antes de la reunión entre las partes había sido drástico: "Si no conseguimos el acuerdo hay que cerrar la FIFA".

Maradona ya estaba en Sevilla. Hasta había elegido la casa en la que quería vivir: la del torero Juan Antonio Ruiz, el Espartaco. Salía unos ocho mil dólares mensuales. Al final, el pase se cerró por 5,9 millones de euros.

El 4 de octubre de 1992 debutó en la Liga de España con la camiseta de Sevilla, en un partido ante Athletic Bilbao.

Sevila, un equipo que aspiraba a la gloria grande, que recién llegaría varios años más tarde como una especie de dueño de las finales de la Europa League, se ilusionaba con una fórmula que había sido la más poética y funcional de la historia del fútbol: Maradona-Bilardo.

Pero, a los 32 años, a Maradona le costaba ganar continuidad. Él se desesperaba, se obsesionaba. No quería jugar para la gente, tampoco a los dirigentes y mucho menos a los periodistas. Necesitaba demostrarle a sus hijas, Dalma y Gianinna, que papá era tan bueno como lo decían las revistas viejas y los videos.

Un partido brillante ante el Real Madrid en el que hizo lo que quiso. Un gol fantástico, con control de pecho y giro mágico, contra Sporting Gijón. Varios toques de inspiración. Un séptimo puesto en La Liga que no alcanzó las expectativas (en el torneo anterior, el equipo había salido 12°).

Diego Maradona ● Sevilla FC ►The Return To Europe◄ ||HD||

El 12 de junio de 1993 llegó el final. Después de infiltrarse en el entretiempo para salir a jugar contra Burgos, Bilardo decide cambiarlo a los ocho minutos del complemento. Maradona se quitó la cinta de capitán y se fue directo al vestuario. Pero antes le dedicó un mensaje a Bilardo: "¡Hijo de puta! ¡La puta madre que te parió!".

"Sevilla nunca más. Es más, tengo más ganas de largar el fútbol que de volver a jugar. Nos vamos", le dijo a Claudia. Maradona no volvió a pisar el club español.

image.png

Ese fue el paso del Diego por Sevilla, sin pena ni la gloria que marcó buena parte de su carrera. Ojalá el Huevo pueda superarlo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

66.666666666667% Me interesa
16.666666666667% Me gusta
0% Me da igual
16.666666666667% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario