LMNeuquen informe

La violencia en Valentina va de la mano de los narcos

Hay 20 kiosquitos y un consumo problemático en adolescentes.

Por Carolina Diocare - policiales@lmneuquen.com.ar

El enfrentamiento entre dos bandas antagónicas de adolescentes que convulsionó las primeras horas de la madrugada del domingo en Valentina Sur tuvo una escalada durante la noche, al ritmo de los piedrazos y hasta una molotov. La violenta situación terminó el lunes con un sargento y un subcomisario baleados y escuelas sin clases.

Te puede interesar...

Estos episodios solo develan la real problemática del barrio: el crecimiento del narcotráfico y el impacto del flagelo de las drogas en los chicos.

En ese contexto, en el que los vecinos estiman que hay entre 15 y 20 kioscos narcos en un barrio que alcanzaría los 18 mil habitantes, es que comenzó el conflicto que ahora se intenta apaciguar con presencia policial.

Valentina sur narcos

La gente de Valentina explica que los chicos no son narcos, que ellos no venden, sino que, por el contrario, son quienes consumen. La rivalidad entre ellos vendría desde hace un poco más de un año y los orígenes no responden a una disputa por drogas, sino a algo personal.

"Son dos bandas de chicos que se desconocieron, ninguno vende drogas, sí consumen, son menores. Es por algo personal y saltaron todos. Como pusieron más móviles en el barrio, se tranquilizó un poco", describen a regañadientes algunas personas.

Pero lo cierto es que nadie quiere hablar, nadie vio, nadie escuchó, nadie estuvo. Las pocas palabras que sueltan con temor los vecinos son para ubicar el punto de conflicto "del tanque para allá", acompañando con el brazo un horizonte muy lejano, que en realidad no lo es tanto.

Y ahora, con la llegada de los días más calurosos que se prestan para pasar más tiempo al aire libre, en la calle, en la plaza, cada vez más lejos de la contención escolar, se termina acrecentando cualquier tipo de rivalidad, y este año no parece ser la excepción.

Valentina sur narcos

Algunos temen que la llegada de las fiestas de fin de año se conviertan en un nuevo disparador para que se desate otro enfrentamiento.

"Se pegan un trago y salen a buscar bronca", anuncian.

"Un grupo se junta en la plaza, ellos manejan esa zona, y los otros, del otro lado, pero cuando se cruzan es el drama", manifiestan.

El espacio verde que se abre entre las calles Choele Choel y San Ignacio suele ser un lugar donde se producen conflictos entre los chicos, como hace un mes atrás cuando la cosa también terminó en piedrazos.

"Se vende mucha droga acá y ese es el problema, los chicos consumen y llegan a eso. Por más que hagan allanamientos, a los dos o tres días vuelven a abrir los kiosquitos", aclara un vecino al pasar. Es que un problema está ligado al otro, afirman en el barrio.

Valentina sur narcos

El miércoles, luego de que se suspendieran las clases en la Escuela 245, la 223, el Jardín 27, el CPEM 49 y el CEF 12, y que ayer se mantuvo solo en la 223, se volvió a disponer que los efectivos policiales controlen el ingreso y egreso de los alumnos a los establecimientos educativos.

"Ha pasado varias veces que esto repercute en las escuelas, se empiezan a mirar a la salida", sintetizan.

Si bien algunos señalan que debería haber más contención para los chicos, también saben de la falta de recursos y herramientas y que la contención escolar termina a las 18.

El movimiento de Valentina Sur, o "la ciudad luz", como algunos la conocen, empieza a la noche.

"Entra gente de afuera en la noche, ese es el drama, entran desconocidos. Se mueve demasiado (la droga), ha crecido mucho el narcotráfico en el barrio", apuntan.

Valentina Sur narcos

"Ellos van a un kiosquito y si no les venden, van al otro", afirman sobre el nivel de oferta que se maneja, al punto que ni siquiera necesitan salir del barrio para conseguir drogas. Lo que esto trae aparejado también en muchos casos son los robos para poder consumir.

Frente a esta situación, algunos reclaman más presencia policial, ya que el barrio crece y los móviles para cubrir el territorio siguen siendo tres.

Lo único cierto, por el momento, es que solo con el pasar de los días se sabrá si la conflictividad entre los chicos habrá disminuido.

Los kioscos narco, por otra parte, parece que seguirán abiertos porque son microemprendimientos familiares. Es decir, familias completas que viven de este negocio.

En cuanto a la ayuda y la contención que realmente necesitan los jóvenes del barrio, continuará dependiendo de las voluntades personales.

Recuadro-cronología-páginas-12-13.jpg

LEÉ MÁS

Valentina Sur vive una tensa calma tras un finde violento

Enfrentamiento narco en Valentina Sur: balearon a dos policías

Por incidentes en Valentina, suspendieron las clases en las escuelas del barrio

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.7210884353741% Me interesa
4.0816326530612% Me gusta
4.0816326530612% Me da igual
1.3605442176871% Me aburre
87.755102040816% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario