El clima en Neuquén

icon
11° Temp
43% Hum
La Mañana Sabatini

La vuelta de Sabatini: el clásico con Graf, qué le da vergüenza y el vestuario...

Gabriela reaparecerá este martes junto a Gisela Dulko en el dobles del Torneo de Leyendas. Sus imperdibles frases.

“Necesitaba apartarme del tenis. No jugué por varios años y después de unos años volví a ir a los torneos. Me costó mucho seguir relacionada con el tenis, todo lo que tenía que ver con eso”, confesó Gabriela en diálogo con ESPN en la previa a su regreso de este martes en Roland Garros, en el marco del Torneo de Leyendas, donde disputará el dobles junto a Gisela Dulko.

La ex número 3 del mundo y ganadora del Abierto de los Estados Unidos en 1990 reveló por qué estuvo tanto tiempo alejada del tenis, recordó sus duelos con Steffi Graf y analizó la actualidad del deporte. “Siempre me gustó hacer deporte y cuando dejé de jugar me dediqué a correr tres o cinco horas. Un día en Buenos Aires hice 50 kilómetros de una. Después hice unas etapas en el Tour de Francia. Me incliné para esas cosas y hoy las disfruto. Son mi cable a tierra”, agregó la única argentina en ganar un Grand Slam en single.

Te puede interesar...

“Dejé de jugar un montón (al tenis). Estos días que tuve que entrenar me costó un poquito, es que después de unos años tu cabeza te va diciendo una cosa y tu cuerpo otra”, apuntó quien logró 27 títulos y venció en 632 partidos.

La argentina, que participó este lunes de la presentación del certamen junto a Dulko ("Con Gisela fuimos todas producidas y había algunas chicas de buzo, nos dio un poquito de vergüenza", comentó entre risas), admitió que al principio no estaba convencida de volver a jugar en París.

Y agregó: "Lo que más nerviosa me ponía era volver al ambiente, porque siento que esto pertenece al pasado y volver a estar mezclada con los tenistas... Me da cosa ir al vestuario, por ejemplo. Todavía no fui y no sé si voy a ir. Siento como que no pertenezco, es mi sensación".

image.png
Junto a Gisela Dulko, su pareja de dobles y un encuentro de lujo con Carlos Bianchi.

Junto a Gisela Dulko, su pareja de dobles y un encuentro de lujo con Carlos Bianchi.

Sobre sus épicos duelos con Steffi Graf recordó: “Sacó lo mejor de mí. Eran partidos inolvidables. Era tan competitiva hasta la última pelota. Esa mentalidad arrasadora alemana y disfrutaba de esos partidos, cada vez que tenía que jugar contra ella porque sabía que iba a exponer lo mejor de mí. Con el tiempo fui aprendiendo a cómo jugarle y era jugar al slice al revés, cruzado, cambiarle a la derecha para que corra y después darle con todo para el otro lado o irme a la red era otra. Trataba de tirarle profundo”, explicó Sabatini, la que más veces superó a la germana con 11 victorias.

Acerca de otras figuras de su época, destacó a Mónica Seles porque “tenía un estilo particular a dos manos. Antes las tenistas (top) eran siempre las mismas y hoy van cambiando”. Sabatini supo derrotar a la ex número uno en la final del Abierto de Italia en 1992.

https://twitter.com/SC_ESPN/status/1531322577196568578

En relación a la actualidad del tenis femenino, analizó que “Swiatek (Iga) desde que es número 1 es increíble el compromiso y profesionalismo que le está metiendo. Asumió el número uno, algo que se enteró de un día para el otro”.

“A mí me encantaba Barty (Ashleigh) cómo jugaba y a mí me gusta un juego con más variedad y hoy hay pocas jugadoras así. Hoy ves un juego con mucha más potencia que antes. Todas sacan fuertísimo y con tenistas que tuviesen variedad de juego lastimarían a estas jugadoras”, agregó.

Sabatini fue recibida con honores en París y el embajador argentino allí, Leonardo Costantino, le organizó un homenaje al que asistieron otros ilustres del deporte nacional como el entrenador y ex futbolista Carlos Bianchi y el ex jugador de rugby e integrantes de Los Pumas, Gonzalo Quesada. También asistió el escultor Julio Le Parc.

Gabriela, considerada la mejor tenista argentina de la historia, consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y se impuso en dos ocasiones en el Masters de fin de año en el Madison Square Garden, en 1988 y 1994. Se retiró muy joven, con 26 años en 1996, y fue cinco veces semifinalista en Roland Garros en singles: 1985 (con 15 años), 1987, 1988, 1991 y 1992. Además llegó tres veces a la final de dobles: 1986, 1987 y 1989. Además, resultó finalista de Wimbledon en 1991, cuando cayó ante Graf.

Debutará este martes en el Torneo de Leyendas en Roland Garros junto a su amiga Gisela Dulko, a las 6 frente a las estadounidenses Lindsay Davenport y Mary Joe Fernández.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario