Lizzy Tagliani: "Me encantaría que mi mamá me viera hoy"

Auténtica. Muy querida por el público, la conductora de El precio justo disfruta de un gran presente laboral y personal que jamás imaginó vivir.

POR PAULA BISTAGNINO - Especial

A un mes del debut como conductora de El precio justo, Lizy Tagliani celebra un paso más en su camino televisivo: después de lucirse con participaciones en distintos programas de Telefe, con Susana Giménez y en Por el mundo, y luego como panelista de Cortá por Lozano, el canal apostó a ella. “Para mí es un honor. Este formato tiene como 40 años y es la primera vez que lo conduce una travesti y también es la primera vez que se hace en vivo. Así que imaginate… Igual, me pusieron este formato para contenerme, porque si no, me voy por las ramas”, dice la actriz y humorista, que además prepara su regreso al teatro de la mano de Gustavo Yankelevich. Es que el dueño de RGB logró “robarla” a Dabope, la productora del Chato Prada, Ezequiel Corbo y Federico Hoppe que le produjo sus exitosas obras en Carlos Paz, Mar del Plata y Buenos Aires durante años.

¿Qué pensaste cuando te lo propusieron?

Yo no pienso nada. Yo me mando con todo. La verdad es que cuando me dijeron de hacer juegos me encantó, porque si bien con Vero Lozano aprendí a opinar y eso, no es lo mío. Sí hacer chistes y bromas y conducir: eso viene de mi familia, una familia que, aun en la pobreza y la dificultad, supo sonreír y ser feliz.

Te puede interesar...

¿Qué fue lo más difícil que te tocó vivir?

Una pobreza dura: una casa de una pieza con techo de chapa, una madre trabajadora que a veces tenía que caminar un montón porque no había para el colectivo y que a la cena nos hacía dos panes con grasa y un poquito de carne, que era lo que había, pero que jamás nos hizo sentir que no teníamos para comer. Esa era la cena y punto. Yo a ella le debo todo lo que soy, esta forma de enfrentar la vida, le debo haber llegado hasta acá, porque ella me dio esa seguridad. Yo era muy pobre y no crecí sintiendo que me faltaba algo o que yo no podía.

lizzy tagliani

¿Y cómo te llevás con la riqueza y este mundo?

Es que desde ese lugar me vinculo diferente. He visto gente rica pasarla mal, teniendo todo, todo lo que uno cree que te puede hacer feliz. Yo no juzgo a nadie desde ese lugar. Yo tengo prejuicios de a veces creer que soy una tarada por ahora sí tener plata. Pero no aplico prejuicios sobre los demás, que fueron ricos toda su vida: hay unos que son unos chetos tarados y otros no.

¿Te imaginabas este lugar en la tele?

Yo me emociono de que me miren los chicos con sus padres. Los nenes me mandan dibujos de Súper Lizy, con la capa y mi perrito que rescaté de la calle. Soy una mujer travesti, que pasó por una infancia en la que esto era imposible. Para mí no es sólo para mí, sino que el hecho de que yo esté en la tele puede cambiar la mirada. Igual, por lo que yo peleo es porque no tengan que ser las mujeres trans como yo, que hago chistes de que soy Luisito, de que tengo la pata grande, de que me crecen los pelos. Porque cada mujer travesti o trans transita su vida diferente y otras no hacen chistes. Y nadie tiene por qué hacer chistes con ellas o con su vida o con su cuerpo.

Liderás el rating y tenés dos millones y medio de seguidores que te adoran. ¿Cómo te sentís?

Me siento “el putito más famoso de mi barrio”. Siempre fui así, desde chiquita: iba a lo de María a comer el sándwich a la tarde mientras me metía a la pileta, a Doña Delia le hacía los mandados, a los pibes les prestaba la pelota que me habían regalado y los miraba en el potrero porque a mí no me gustaba. Así, siempre fui popular y esto es como eso que yo viví siempre pero ampliado.

Lizy-Tagliani-página-24.jpg

¿Te hubiera gustado que tu mamá te viera?

Eso es lo que más me gustaría en la vida. Yo a mi mamá le di todo lo que pude siendo peluquera: desde cambiar los picaportes de la casa hasta levantar la pared, comprar un auto… Pero claro, me hubiera encantado que me viera y poder darle todo. Yo siempre vivía pensando en que tenía que trabajar mucho para después llevar a mi mamá de viaje a conocer Mar del Plata, llevarla a comer y a hacer esto y lo otro. Trabajaba todo el día para juntar para después. Y se murió en cinco meses y no me dio tiempo a nada. Así que nunca más le quiero ganar al tiempo.

Gracias a la fama encontraste a la familia de tu papá biológico. ¿Cómo fue ese reencuentro?

A mí me encanta la fama, que hablen de mí y me hagan notas y todo, pero lo más feliz de todo esto es que gracias a ser famosa y a una foto que yo publiqué de cuando era Luisito en una revista, mi familia en el Chaco me encontró. Toda una familia de la que yo no tenía ni idea. Hasta me enteré de que mi mamá tenía nueve hermanos y no tres como yo creía.

Y apareció una hermana de parte de tu papá. ¿Te emociona eso?

Ay, imaginate, una hermana de mi edad. Ya viajé a conocer a toda la familia, pero mi hermana fue la última que apareció. Todavía no nos pudimos encontrar, pero estoy muy conmovida. Además, tiene mi edad, una semana de diferencia. Por eso el escándalo también, ¿no? Ella fue la última a la que esa familia contactó, porque ella sí que no tenía ni idea de esa doble vida de nuestro padre. Yo sí, yo sabía que tenía una historia en algún lado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído