¿Los asesinos de Quilodrán, presos por otro crimen?

El caso está impune. Develamos la principal sospecha de los pesquisas.

Por Guillermo Elía - policiales@lmneuquen.com.ar

El crimen de Noemí Silvia Quilodrán, ocurrido el 21 de febrero de 2014, movilizó a todo Plottier, el Municipio se comprometió a ayudar con la reparación de patrullas para garantizar la seguridad y el gobierno provincial ofreció 50 mil dólares de recompensa por datos esclarecedores. A cinco años del crimen, lo único cierto que hay es una sospecha: sus asesinos estarían presos por otro homicidio y la única manera de demostrarlo es que el viudo y uno de los hijos puedan identificarlos.

Te puede interesar...

La noche del crimen, Noemí, su esposo Miguel Ángel Asunción y su hijo de 14 años estaban dentro de su casa en la calle San Juan 155 de Plottier.

Los tres delincuentes tenían el dato de que la casa estaba vacía. Cuando estaban por ingresar, el matrimonio abrió la puerta porque escuchó ruido y los ladrones, sorprendidos, abrieron fuego.

A Noemí le pegaron un tiro en la zona abdominal y a Miguel el proyectil le rozó un pómulo. El resto fue vértigo: los delincuentes huyeron en un auto y el adolescente asistió a sus padres y llamó a emergencias.

Cuatro días después, Noemí murió porque el proyectil le hizo mucho daño interno. Miguel logró salvarse y su hijo quedó en shock. Aunque ambos vieron a los asesinos, solo se logró hacer un retrato parcial de uno de ellos.

Quilodrán.jpg

Vagancia y torpeza

La noche del homicidio, la fiscal Gloria Lucero no se hizo presente en la escena del crimen, una práctica habitual en la funcionaria que se jubiló a principios de este año del Poder Judicial.

Otra de las irregularidades la sembró personal de Criminalística que realizó todo el peritaje, levantó huellas, tomó muestras de sangre y se marchó dejando un proyectil en la pared de la casa que encontró el viudo a los pocos días, por lo que tuvieron que volver para retirarlo.

A los proyectiles recuperados la fiscal ordenó hacerles pericias para obtener huellas digitales, por lo que se perdieron las estrías que podrían haber ayudado a comparar el proyectil con algún otro o, incluso, dado el caso de que se encontrara el arma homicida.

A lo largo de los cinco años que pasaron, ni la recompensa ayudó a dar con un dato revelador. Los investigadores siguieron trabajando y atando cabos, hasta que llegaron a una pista firme. El robo a Quilodrán habría sido por error, ya que un mes después le entraron a robar bajo la misma modalidad al dueño de una empresa que quedaba en un predio frente a la casa de la mujer.

Recuadro-cronología-Quilodrán.jpg

El mismo accionar se repitió en varios robos en zonas alejadas, hasta que asesinaron el 13 de enero de 2017 a Roberto Meier en China Muerta.

“Fue idéntico el accionar. Cuando Meier se resistió le dispararon, igual que cuando la mujer y su marido abrieron la puerta, dispararon de inmediato”, confió una fuente.

El arribo en vehículo a una zona alejada, la cantidad de delincuentes, el disparar a sangre fría son elementos que se repiten en la modalidad delictiva de la “banda de los mugrientos”. Tres de los integrantes están presos por el crimen de Meier y los pesquisas sospechan que serían los mismos que mataron a Noemí Quilodrán.

Recuadro-1-Quilodrán.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído