"Macri me trató mal, no es su fiesta de cumpleaños"

Cristina se despachó en una carta contra el presidente electo por el lugar del traspaso.

Buenos Aires.- La jefa de Estado se despachó ayer en duros términos contra su sucesor, Mauricio Macri, luego de una comunicación telefónica que mantuvieron por la entrega de los atributos de mando. Al respecto, afirmó que la ceremonia de asunción "no es su fiesta de cumpleaños". Macri habló con Cristina el sábado para comunicarle que asumiría en la Casa de Gobierno. La mandataria sostuvo que recibió "un maltrato en esa llamada" telefónica y señaló que Macri "parecía una persona distinta".

"No es su fiesta de cumpleaños sino el día que asume como presidente de todos los argentinos", escribió la mandataria saliente en su cuenta de Twitter y luego publicada en su página web, tras señalar que no es la "acompañante" del líder del PRO.

Además, Cristina Kirchner insistió en que el traspaso de mando debe hacerse en el Congreso y no en la Casa Rosada, como pretende Macri. La Presidenta señaló que el sábado llamó a Macri por teléfono -dijo ella- y que el jefe de Gobierno porteño saliente "comenzó con un elevado tono de voz" a exigirle que debía "entregarle bastón y banda presidenciales en la Casa Rosada porque era su ceremonia y que si no lo hacía como él decía, ¡la Corte Suprema de Justicia de La Nación! le iba a entregar los atributos, porque ya habían consultado".

"Debo confesar que me sorprendió la exaltada verborragia del presidente electo", afirmó la mandataria y señaló que Macri "parecía otra persona totalmente distinta a la que aparece en los medios, y agregó: "En un momento tuve que recordarle que más allá de nuestras investiduras, él era un hombre y yo, una mujer, y que no correspondía que me tratara de esa forma". "Cuando pude hablar, intenté explicarle lo dispuesto por la Constitución Nacional en sus artículos 91 y 93. Pero que más allá de lo dispuesto por la Constitución Nacional, el acto de transmisión de mando, por simple comprensión de texto, exige la presencia de dos personas: la que entrega el mando y la que lo recibe", aseveró.

El artículo 91 de la carta magna dice que "el Presidente de la Nación cesa en el poder el mismo día en que expira su período de cuatro años; sin que evento alguno que lo haya interrumpido pueda ser motivo de que se le complete más tarde", y el 93, que "al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado".

"Hasta acá llegó mi amor"

Cristina quiere ir a la asunción de su cuñada en Santa Cruz. La Presidenta señaló que "además" quiere hacerlo cuanto antes "para poder viajar a Santa Cruz porque el vuelo regular de Aerolíneas Argentinas a Río Gallegos sale a las 15", y dijo: "No me va a esperar". Sostuvo que Macri "siguió gritando y diciendo que no es así", que ella lo debe esperar "en la Casa Rosada". Y agregó: "Bueno, ahí pensé: hasta acá llegó mi amor".

"No hay que dar más vueltas"

El ministro de Agricultura bonaerense, Alejandro "Topo" Rodríguez, reclamó sensatez a las partes y dijo: "Creo que hay que dejarse de dar vueltas y respetar la voluntad del próximo presidente, que es Mauricio Macri". "Cumplir con la ceremonia organizada y pretendida por el gobierno entrante no pone en juego ningún principio político y tampoco significa renunciar a las convicciones políticas del peronismo. No convirtamos esto en una disputa de cúpulas".

Michetti, Pinedo y flores amarillas

En el tsunami escrito por la presidenta saliente, Cristina reveló que fue ella quien le sugirió el nombre de Federico Pinedo a Macri para ocupar el cargo de presidente provisional, "porque es un caballero y porque además de ser un hombre de diálogo, iba a ayudar a la vicepresidenta electa a superar la dificultad objetiva de su salud". Cristina reveló también que mandó a tapizar la entrada de Olivos con flores amarillas porque es el color de Macri.



Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído