Malena Narvay: "Hay más libertad para probar sin poner títulos"

Gema. Hija de actores y formada desde chica, su papel de Ema en 100 días para enamorarse le dio gran proyección y todos comienzan a hablar de ella.

Por Paula Bistagnino

Cuando fue al casting para 100 días para enamorarse, Malena Narvay no sabía para qué papel la estaban evaluando. “Cuando me dijeron que iba a ser la novia de una chica que luego sería un chico trans, me encantó. Me encantó poder contar esa historia. Me pareció un desafío y una responsabilidad”, dice la joven actriz, de 21 años, que además va a debutar en la música con su primer disco. Hija de actores y productores teatrales, se crió en un mundo de artistas y ya a los 10 años empezó a formarse con Hugo Midón. A los 15 sumó comedia musical y empezó a cantar, y cuando terminó el secundario entró en la Escuela de Música de Buenos Aires (EMBA) y siguió teatro con Julio Chávez.

¿Siempre quisiste ser actriz?

En mi familia hay actores, escritores, pintores, mi papá hace música. Creo que cuando uno crece en el arte es muy difícil desenamorarte después. Para mí el arte representa también una parte de casa, como de hogar. Así que yo desde muy chiquita ya quería estudiar teatro.

Te puede interesar...

¿Dejaste muchas cosas de lado por empezar tan chica?

Sí, pero con alegría. Yo terminaba la escuela y mientras mis amigos se juntaban, me iba a clases de teatro o a ensayar una obra. Mi frase siempre era: “Yo no puedo, tengo que ensayar”. Pero no lo viví como un sacrificio. Me hizo muy feliz.

¿Estabas preparada para este personaje?

Sí, además de que ya había hecho bastante teatro independiente, el año pasado había hecho Quiero vivir a tu lado, que me dio el ritmo de la tira. Así que llegué más preparada. Pero este personaje además era un desafío por la historia.

¿Qué te desafió?

La historia y la responsabilidad que me genera. Que viene de los autores y los productores pero también la siento yo al interpretarla. No por besar a una chica, sino por lo que conlleva: recibo todo el tiempo mensajes de personas que se sienten identificadas y me cuentan sus historias. Es muy emocionante.

¿Cómo te llevás con la exposición?

En general, me divierte. Uno tiene que saber que cuando está expuesto, la gente te conoce y empieza a opinar de vos. El año pasado había tenido un poco de exposición pero este año explotó, la gente se me acerca, me pregunta, me saluda. Pero también hay gente que te dice que sos gorda o fea. Eso pasa también: hay muchos comentarios sobre el físico.

Hablaste de tus trastornos alimenticios en la adolescencia. ¿Sentís una responsabilidad al ser tan conocida?

Aunque no quiera, me siguen un millón de personas en Instagram, muchos chicos y chicas. Y además tengo una hermana de 15 años… Cuando era adolescente y pasé por esto que conté, me comparaba con las modelos o la chica más linda de mi escuela. Pero mi hermanita se puede comparar con la modelo alemana de 1,80. Las redes generan el deseo de ser alguien que no sos y eso para una adolescente puede ser muy frustrante. Por eso bajo esta línea de aceptarse y quererse como uno es: en la imagen, en las elecciones amorosas, en todo.

Contaste también que besaste a una chica y que tu generación ya no ve el amor en relación a un género.

Claro, por suerte. Mi generación no piensa en el título, si soy homosexual, heterosexual o bisexual. Aunque uno lo sepa, nos gusta una persona más allá de su sexo, su género. Hay mucha más libertad y uno se permite probar y experimentar sin tener que ponerse un título o vivirlo como un tabú.

¿Tuviste una educación libre y abierta?

Mis viejos son de otra generación pero me educaron con libertad, en el respeto a los demás, a la diferencia, con empatía. Tuve esa suerte en mi familia y en mi casa.

Además de tu exposición, ¿cómo es estar de novia con alguien tan famoso y con tantas fans como Julián Serrano?

Con Juli todo eso lo llevamos con mucho humor y, de hecho, con sus fans me llevo bastante bien. Muchas incluso son fans de la pareja. En Twitter siempre hago, con sus fans y también con los míos, encuestas o juegos y cosas. Me llevo muy bien.

¿Y ahora con el “Bailando” y la pareja con Sofi Morandi?

Me encanta “Serrandin” y me parece que la rompen porque bailan bien y los dos son muy auténticos y pegan mucho en la gente.

¿Vos irías al “Bailando”?

La verdad es que me da pudor. Nunca digas nunca, pero por ahora prefiero seguir en la ficción. Tampoco la tengo clara con el baile.

¿Estás preparando un disco?

Sí, vengo componiendo desde que era chica pero recién ahora tengo un proyecto musical propio. Estoy trabajando con dos productores y vamos cerrando canciones. Las vamos a ir largando de a una. Si todo sigue bien, la primera va a estar a fin de año.

LEÉ MÁS

Ciro adelantó su nuevo video grabado en El Chocón

Mirá la agenda cultural del fin de semana

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído