El clima en Neuquén

icon
Temp
70% Hum

María Valenzuela busca una solución a su salud bucal en la Patagonia

Después de contar que fue víctima de mala praxis, la actriz viajó a Ushuaia para encontrarse con un odontólogo de su confianza.

María Valenzuela no pierde las esperanzas de volver a tener una vida normal. Llegó a Ushuaia para comenzar un tratamiento dental y el especialista que la atenderá, que es muy amigo suyo, le prometió hacer todo lo posible para que pueda volver a alimentarse correctamente.

En una entrevista que le concedió a Socios del espectáculo, programa que conducen Rodrigo Lussich y Adrían Pallares por la pantalla de El Trece, la actriz aseguró que decidió escrachar al dentista que le arruinó la boca y la salud cuando se dio cuenta de que nunca iba a pasarle el nombre de la aseguradora por la mala praxis de la que fue víctima.

Te puede interesar...

“Viajo también para sacarme el estrés y asimilar lo que me pongan. La pasé muy mal estos dos años, y por la pandemia no había nadie que me atienda”, comentó.

Valenzuela remarcó que estuvo muy angustiada, comiendo papilla y cansada de tener que masticar un pedazo de pollo durante 15 minutos. “Un día mordí una medialuna y sentí un ‘crajj’. Se me rompió una muela. Yo estaba sensible y cualquier cosa me afectaba. Me escribían que era un monstruo y una calavera. Me cansé”, dijo antes de subirse al avión.

Embed

¿En qué consiste el tratamiento?

María Valenzuela está viviendo un calvario hace tres años por culpa del odontólogo al que le confió su salud bucal. El trabajo que le hicieron quedó mal y no puede comer alimentos sólidos, por lo que tiene un avanzado estado de desnutrición.

Después de contar que pesa 35 kilos, relató el infierno que vive: “Empecé a sentir dolor en las encías, se empezaron a ver los pernos”, sostuvo. Desde alguna parte del mundo, el responsable de su dolor la mandó a un especialista: “Cuando vi al nuevo dentista me dijo: ‘Yo jamás hubiera hecho este trabajo en tu boca. Te tiene que ver un cirujano para implante de huesos’. Me comentó que el trabajo saldrá entre 3 y 4 millones de pesos”.

Valenzuela reconoció que en los últimos tres años la internaron varias veces por su bajo peso. “Hoy veo las estrellas. Cepillarse los dientes es un dolor insoportable”, cerró angustiada.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario