Más de 350 borrachines desbordaron a la Policía

Los jóvenes ebrios en fiestas clandestinas, una costumbre en Santiago.

Santiago del Estero
Más de 350 jóvenes alcoholizados que participaban de fiestas clandestinas fueron desalojados en varios procedimientos realizados por la Policía santiagueña sólo en el último fin de semana, en una tendencia que genera preocupación por su notable crecimiento al punto que ya no saben qué hacer con este problema.

De acuerdo con lo que informó el comisario José Gallo, jefe de la mencionada repartición policial, "el sábado se sorprendió a más de 100 jóvenes ebrios en el patio trasero de una casa de la calle Peralta Luna del barrio Tradición, en donde se realizaba una fiesta clandestina".

"Cuando llegamos al lugar encontramos a chicos, adolescentes en su mayoría que estaban ebrios. Era una fiesta camuflada, ya que se hacía en el fondo de una casa de familia, que tiene un salón donde funcionaba. Según nos advirtieron algunos vecinos, aparentemente en esta fiesta se pagaba una entrada y en el interior de la vivienda se vendían las bebidas alcohólicas", señaló Gallo.

Además, remarcó que "cuatro jóvenes fueron trasladados a la dependencia, luego de que fueran examinados en Sanidad Policial, para que los tutores los retiren".

El funcionario policial también contó al diario El Liberal de Santiago del Estero, que al propietario se le realizó la infracción correspondiente. "Seguramente las multas serán elevadas para concientizar sobre el peligro de estas fiestas, porque allí los menores están expuestos a cualquier tipo de peligro", agregó.

Un hecho similar ocurrió en una finca sobre calle Independencia Prolongación, en el barrio Los Flores, donde se desalojó a más de 200 menores de edad. "Supuestamente una joven estaba festejando su cumpleaños de 18, habría alquilado la finca para la fiesta, pero no disponía de ninguna autorización, ni impuestos pagos", dijo Gallo.

"Al desalojar el lugar, nos encontramos con una gran cantidad de menores, más de 200, y también muchísimas botellas de bebidas alcohólicas tendidas por el suelo", añadió el comisario.

Esta vez fueron rescatados seis menores en total estado de ebriedad, que también fueron examinados en Sanidad Policial y trasladados a la dependencia policial para ser retirados por sus padres.

"Esta fiesta no sólo fue de gravedad por la presencia de chicos ebrios, sino porque muchos de ellos salieron escapando en motos y autos".

Al impedir que los jóvenes salieran bruscamente en los rodados para preservar su vida, se produjeron algunos disturbios con forcejeos. Por todo esto, se trabajó con Dirección de Seguridad Vial, que secuestró los vehículos para evitar accidentes. También colaboró la División de Prevención de la zona sur. A los funcionarios policiales también les preocupan los nuevos artilugios para ofrecer bebidas alcohólicas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído