Mató a su ex en un baile en un centro de jubilados

Le disparó porque ella no quería retomar la relación y se suicidó.

Lo que era fiesta terminó en tragedia y femicidio en un baile. Cientos de parejas se acercaron a un centro de jubilados a disfrutar, pero la celebración se convirtió en drama cuando un hombre le disparó a su ex novia y luego se quitó la vida.

El femicidio seguido de suicidio ocurrió en el Centro de Jubilados y Pensionados Doctora Sola, ubicado en la ciudad bonaerense de Lincoln. Allí, mientras todos danzaban, la música fue opacada por el estruendo de un disparo. En ese instante, minutos antes de la medianoche del domingo, Mabel Gauna, de 63 años, cayó muerta al piso después de que su ex pareja, identificado como Oscar Rubén Otero, le efectuara dos tiros en la cabeza con su revólver calibre 22. Luego, el femicidida, de 61 años y oriundo de General Pico, se pegó un tiro, falleciendo minutos después.

Te puede interesar...

De acuerdo a las fuentes, la pareja había mantenido un noviazgo durante más de un año, hasta que todo terminó hace aproximadamente 15 días. La víctima tenía cuatro hijos y trabajaba haciendo tareas de limpieza y cuidando ancianos. Carina Latorre, íntima amiga de ella, aseguró que Otero “era muy celoso”, por lo que Gauna había decidido cortar la relación.

En el momento del asesinato, en el salón había más de 300 personas, quienes estaban bailando al ritmo de “Juan Pablo y sus Picaflores”, una banda de música de Chacabuco que estaba dando un show en vivo. “Pensé que era un loco que había empezado a matar gente”, contó Juan Pablo Masciulli, el líder del grupo.

“Siempre venimos a este centro y nunca pasó nada, ni siquiera una pelea. Nuestro espectáculo está dividido en cuatro partes. Arranqué la tercera a las doce menos cuarto, habíamos hecho tres temas cuando escuchamos un estampido en la zona de la cantina. Creí que era el típico ruido de una bandeja que se le cae al piso a un mozo, pero enseguida se escucharon dos detonaciones más”, detalló el cantante, quien agregó: “La gente empezó a correr a los gritos, así que nos fuimos para las puertas de emergencia”.

Según testigos, el femicida había llegado en un remís al baile, desde General Pinto, situada a poco más de 30 kilómetros. En medio de la noche, se volvió a su casa. “¿Me llevás hasta Pinto que me olvidé la medicación?”, le dijo a un remisero. Ese “remedio”, en realidad, era el revólver con el que cometió el crimen y luego se suicidaría.

En el lugar del hecho trabajó la Policía de Lincoln y la fiscalía en turno.

Celebraba que se casaba y fue atacada

En la ciudad de Córdoba, dos motochorros agredieron salvajemente a una joven, quien se dirigía junto a su madre a su despedida de soltera, para robarle el celular. Producto de la golpiza, la víctima, Fátima Reta, terminó hospitalizada, con dientes rotos y una inflamación en la vértebra.

LEÉ MÁS

Asesinó a su pareja a golpes con una llave francesa

Formosa: la buscaban desde el martes y la hallaron degollada

Asesinó de tres balazos a su ex y después se suicidó

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído