"Me disfrazo y me transformo"

Después de agotar localidades en Casino Magic, el comediante regresa a la ciudad con I Like Luly, un show que explotó en las redes por su personaje.

Desde 1998 que no se baja de los escenarios. Los fines de semana es número puesto en el Paseo de la Plaza de Buenos Aires y durante el resto de los días gira por distintos puntos del país. Contento por el recibimiento que le dan a cada provincia que visita, Neuquén vuelve a abrazar otra vez al comediante. Es que Pablo Angeli llega hoy a Casino Magic con I Like Luly, espectáculo que en septiembre pasado colmó el salón Rainbow del espacio ubicado en Planas 4005.

Previo a su arribo, el estandapero contó que toda su vida “hizo monólogos a través de personajes” y Luly no es la excepción porque ya lo hacía en su etapa under ante unas cien personas. “Ahí probaba a Luly como un personaje más. Era un personaje que me encantaba hacer, pero nunca imaginé que iba a pasar lo que pasó. Lo empecé a hacer en las redes sociales, en Instagram, no sin esperanzas, pero dije: “Lo hago ahí y al que le guste, que le guste”, explicó Angeli sobre cómo fue trascendiendo Luly, que para sorpresa de él se convirtió en un fenómeno.

Te puede interesar...

Pablo Angeli

“Empezó a tener seguidores, especialmente seguidoras, se empezó a hacer una bola y hoy tengo más de 200 mil que se identifican con el personaje. Eso me abrió puertas para hacer cosas por las cuales venía trabajando, soñando y luchando como hacer teatro ante más de quinientas personas. Todo eso me lo dio este personaje, algo que en realidad no busqué, no forcé. Se dio. Uno va por un lado y el tiro te sale para otro. Y está bueno, creo que así es la vida”, explicó el comediante.

Creador nato

Para la creación de sus monólogos, Diego confiesa que es algo que tiene adquirido desde que comenzó a estudiar creación de personajes. “Soy muy observador, una persona que en la vida social normal es muy introvertida. Escucho mucho, fantaseo cuando alguien cuenta historias. La mayoría de las veces pienso en cosas que veo o me cuentan”, contó el humorista.

Precisamente, las historias femeninas abundan en el mundo de sus personajes. “Mi público, en su mayoría mujeres, me usa medio como psicólogo y me cuentan cosas del estilo: “Salí con un flaco y me pasó esto”. Y yo me nutro de eso como disparador para un monólogo. No puntualmente, sólo de anécdotas del público, pero en su mayoría sí, porque uno no puede vivir todas las vidas, vive una parte y otras cosas las tiene que sacar de los demás”, detalló Pablo.

Proceso

Sobre el proceso de cómo arma sus monólogos aseguró que utiliza dos técnicas. “Empecé a estudiar comedia por la improvisación. De hecho, mis primeros espectáculos fueron shows de impro, donde la gente me tiraba un tema y yo hacía sketches. Tengo eso muy incorporado. Después utilizo la otra técnica del stand up que es el disparador. Uso esas herramientas, después les pongo vestuarios. No tengo una forma puntual de crear el monólogo, muchos personajes míos surgieron a través de un vestuario”, explicó Angeli.

Como ejemplo de su creatividad, el personaje que interpreta de la Mujer Maravilla surgió en un viaje. “En Miami hay trajes de todos los talles, flacos, gordos, recontragordos. Había uno de Mujer Maravilla para gente más gordita, me lo probé, me quedaba genial y me dio la idea de la Mujer Maravilla que con el tiempo se puso más grande, engordó y sufre por la tiroides. De ahí surgió un monólogo, de un vestuario”, reveló.

“Funciono mucho así, me disfrazo y me transformo en esa persona. Y el cerebro se codifica para esa persona. Pero no sé explicar, desde Pablo Angeli, qué es lo que me pasa. Es como la película La máscara. Jim Carrey se ponía la máscara y se transformaba. A mí me pasa lo mismo. Me pongo el vestuario y soy Luly”, concluyó el artista.

La tele como herramienta

El cómico confiesa que la televisión “no le gusta” para nada, aunque observa situaciones de la sociedad. “Hay programas que veo, pero en general la tele no me gusta. Pero sí veo situaciones que pasan en la sociedad desde la tele. Entonces saco detalles desde Showmatch hasta de programas políticos. Pero siento que la gente se divierte mucho conmigo y por eso trato de no meterme en temas políticos. Porque no me interesa primero, porque siento que está pasado de moda”, contó Diego. “Lo que trato de hacer es de ver cómo somos individualmente. La gente que es muy negativa todo el tiempo le mete negatividad a las cosas. Inclusive cuando les va bien”, cerró.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído