Millet: "Vivir esto es algo que jamás me imaginé"

El neuquino de bronce de los Juegos Olímpicos repasó el gran logro en la redacción de LMN.

POR RICARDO GALASSO / galassor@lmneuquen.com.ar

“Fue una experiencia única. Por el lugar, por la gente y por lo que conseguimos. Queríamos el oro, pero igual estamos felices por el bronce”, contó Nicolás Millet, quien ayer visitó la redacción de LM Neuquén exactamente a una semana del logro más importante del seleccionado argentino de beach handball en los 3° Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires.

De regreso a casa tras dos semanas inolvidables, el neuquino contó sus sensaciones, habló de su futuro y de uno de sus sueños: estar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde la disciplina será exhibición. “Amo este deporte”, confió y, por una experiencia así, “hasta voy de arquero”, afirmó el lateral de 18 años, que deberá decidir en breve qué carrera universitaria seguir porque para mantener el nivel “hay que entrenar todo el año, y por eso lo ideal es irse a vivir a Buenos Aires”.

Te puede interesar...

Con el cansancio aún reflejado en su rostro –“fueron meses duros de preparación”, recordó–, siente que junto a Las Kamikazes, el equipo femenino que ganó la medalla de oro (con las regionales Gisella Bonomi y Rosario Soto), consiguieron algo muy importante: “Significa que estamos al nivel de los equipos europeos y hasta mejor que algunos de ellos”.

El beach handball fue una de las atracciones de los Juegos, a cancha llena todas las jornadas en Parque Sarmiento. “Esperábamos gente pero no tanta. Creo que eso pasó porque es un deporte distinto incluso al handball tradicional. No como el hockey 5 y el básquet 3x3, que son adaptaciones de los deportes clásicos”, explicó.

Embed

La medalla olímpica es algo inolvidable y mágico. “Jamás pensé vivir algo así. Estaba muy lejos de lo que yo aspiraba. Juego en un club de Neuquén que, sin desmerecer lo que se hace acá, no estamos al nivel de lo que es Buenos Aires en términos de competencia. El nuestro fue un equipo muy federal con gente de Entre Ríos, Salta, Neuquén y Río Negro”. En ese sentido, rescató a los rionegrinos Nahuel Baptista y Tomás Páez: “Son unas bestias, aprendí mucho de ellos”.

Nicolás siempre hizo deporte. “Probé básquet, algo de tenis y mucho fútbol (atajaba), pero me cansé del ambiente”, dijo, y ahí apareció el handball: “Con el colegio María Auxiliadora ganamos la clasificación a los Juegos Evita y después fui al CEF 1 (su actual club)”. Recordó a Sergio Zaragozi en su formación y a Julián Huaiquilaf, quien “cuando no sabía ni qué era la arena me enseñó a hacer fly (giro en el aire antes de lanzar)”, a sus compañeros, amigos y, claro, a su familia que siempre lo apoyó.

p34-f02-beach-handball-masculino.jpg

--> Neuquén hace punta en beach

El furor de los Juegos Olímpico pasó, pero ahora viene el momento de aprovechar la adhesión popular que generó el beach handball por el dinamismo del propio juego y las medallas conseguidas. “Espero una expansión de este deporte”, se ilusionó Millet, y agregó: “Tanto las chicas como nosotros tenemos que invitar a la gente a que se sume para que haya más competencia y se eleve el nivel”, dijo. “En Neuquén estamos bien. Tenemos la cancha del IFES, el año pasado fuimos campeones en los Juegos de Playa con las mujeres y un cuarto puesto para los varones. Y además el circuito patagónico en Las Grutas es de alto nivel”, destacó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído