Nadie le "re-galo" nada al campeón

Las claves de Francia, que logró su segundo título mundial al vencer 4 a 2 a Croacia. Reinará hasta Qatar 2022. Pitana cumplió.

Si hubiera jugado todos los partidos como ante Argentina, estaríamos hablando de uno de los mejores campeones de la historia. Sin embargo, Francia en el resto de los partidos brilló de a ratos y fue más bien un equipo efectivo y práctico, con grandes individualidades y un sistema de juego aceitado. Quizá también porque luego se encontró con escollos más duros que el penoso elenco albiceleste que por entonces dirigía Jorge Sampaoli (ver páginas 6-7).

Quince días pasaron entre el claro triunfo 4 a 3 ante nuestro representativo y la final de ayer. En ese lapso, mientras la Albiceleste se desangraba, el equipo de Didier Deschamps terminaba de moldearse, de consolidarse en un torneo en el que a fin de cuentas resultó un justo campeón.

Tras la paliza a los de Sampaoli, los galos se sacaron de encima a la brava Uruguay (2-0), a Bélgica (1-0) y ayer a Croacia 4 a 2.

DALE-p02-f02-gol-francia.jpg

Contundencia y practicidad

Pegar en los momentos justos fue una de sus grandes virtudes. Como ante Bélgica, en un partido complicadísimo en la semi, y como contra Uruguay en cuartos, demostró que trabaja muy bien la pelota parada. Así abrió ayer el partido decisivo. Un tiro libre lanzado por Griezmann que Mandzukic desvió lo justo con la cabeza para enviar la pelota a la red, en el primer tanto en contra en una final mundialista en toda la historia.

Otra vez, como contra Dinamarca en octavos, Rusia en cuartos e Inglaterra en semifinales, los croatas comenzaban por debajo en el marcador. Pero si una cosa demostró el equipo de Zlatko Dalic, fue espíritu de superación y una fe inquebrantable, y Perisic igualó el marcador con un zurdazo.

En el Mundial del VAR, que había perdido protagonismo en la segunda fase, el videoarbitraje se autoinvitó a la final con una mano de Perisic por la que el árbitro argentino Néstor Pitana, tras consultar la repetición, sancionó una pena máxima que transformó Griezmann en el 2-1 con el que se llegó al descanso.

Francia quizás no lo merecía pero los campeones también tienen la dosis de suerte necesaria. Un rato de inspiración de sus figuras le bastó a esta Francia para marcar la diferencia.

DALE-p02-f02-francia-campeon.jpg

Jerarquía individual

Así fue como apareció primero Pogba y luego Mbappé, el mejor jugador joven de la competencia, para en una ráfaga poner a Francia 4 a 1.

El último tanto de Mandzukic, aprovechando un error de Hugo Lloris, sirvió para que Croacia no se llevara del Luzhniki un castigo inmerecido por el juego propuesto a lo largo de todo el campeonato.

Y así llegó al final. Y pasó Rusia. Será un reinado largo el de Francia, hasta finales de 2022. Se va a extrañar el Mundial. ¡Hasta Qatar!.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído