El clima en Neuquén

icon
12° Temp
87% Hum
La Mañana Cristina Fernández

Un gobierno que se autopercibe como oposición

El acto del jueves ratificó la caída de un modelo de hacer política que ya no puede dar respuesta a la gente. Massa buscará financiamiento en China y Estados Unidos para poder llegar a las elecciones con un mercado cambiario en calma.

En la autopercepción, el individuo se atribuye rasgos a sí mismo, muchas veces superiores al de otras personas que lo rodean. Es importante tener en cuenta que el resultado de este comportamiento es subjetivo: aquello que alguien percibe con firmeza de sí mismo, puede estar distorsionado respecto de la realidad.

Este tipo de definición tiene varias aristas en común con las conductas que viene esgrimiendo la vicepresidenta Cristina Fernández -y parte de su entorno- al momento de comunicarse con sus seguidores. El acto de esta semana en la Plaza de Mayo, no queda fuera de esta lógica. Vimos a la plana mayor de un Gobierno Nacional criticando duramente a ese mismo Gobierno Nacional que preside. Suena muy paradójico. Quienes estaban en ese palco, cubiertos por un techo de la intensa lluvia de ese día, se autopercibían literalmente como oposición.

Ministros, intendentes, titulares de empresas públicas, de organismos nacionales, legisladores oficialistas y hasta la vicepresidenta de la Nación -hoy condenada por corrupción- aseguraban, a un joven público que vitoreaba bajo el agua, que nada tenían que ver con la crisis en la que estaba sumergida el país. No hubo autocrítica alguna. Nada llamativo para alguien que, digitado por un simple tuit, puso al frente del país hace poco más de tres años a su compañero de fórmula Alberto Fernández.

La vicepresidenta, más preocupada porque la historia sea piadosa con su paso por el Gobierno y que tenga un trato especial sobre los que se autoperciben como salvadores de la Patria, volvió ese jueves a ser una excelente comentarista de lo que está sucediendo en el país. No tuvo argumentos para explicar el 130% de inflación de este año, una pobreza que crece sin pausa, la angustia que existe en la sociedad ante la falta de expectativas, la caída de los salarios devorados por la suba de precios y la pulverización que sufrieron las jubilaciones. El mensaje careció de conexión con la realidad. Y mientras tanto, los jóvenes seguían bailando bajo la lluvia.

El acto del jueves ratificó la caída de un modelo de hacer política que ya no puede dar respuesta a la gente. Una realidad que multiplica el desánimo y el escepticismo en el humor social. Siguió agrandando la brecha que separa a la política de la sociedad.

Massa, tras el acuerdo con el FMI

En tanto, el flamante ministro de Economía, Sergio Massa, presente esta semana en el palco desde donde habló Cristina Fernández, ya se siente “el candidato”. Solo tiene que someter a su compañero de Gabinete, el hoy ministro del Interior del Gobierno de Alberto Fernández, Eduardo Enrique “Wado” de Pedro para que lo secunde en la fórmula. Un dato no menor teniendo en cuenta que la organización “La Cámpora” lo tienen lanzado también como candidato.

cristina massa.jpg
El ministro Massa y la vicepresidenta Fernández, antes enfrentados, hoy más unidos que nunca.

El ministro Massa y la vicepresidenta Fernández, antes enfrentados, hoy más unidos que nunca.

“La fórmula ya esta definida: Massa-De Pedro”, señalaban este fin de semana desde el entorno de Economía. “La clave está en la definición de los nombres para las listas de diputados y senadores de los distritos importantes: Buenos Aires, Ciudad, Córdoba y Santa Fe. Esa será la madres de todas las batallas”, ironizaba la fuente quien minimizó la presencia de Daniel Scioli y Agustín Rossi en una futura PASO.

Para Massa y su entorno, todo dependerá de que el “Plan llegar” tenga éxito. “No importa si de aquí a agosto mantenemos una inflación promedio del 8% o que la pobreza siga con su tendencia creciente; eso para el ministro ya es un tema que está asimilado por la sociedad. ¿Quién puede cambiar la inercia de estas variables en solo un par de meses?”, aseguró. La clave es llegar, no importa cómo. Apuestan a que, después, el relato haga su trabajo moldeando la realidad de ese momento.

Pero ahora Massa está concentrado en su viaje a China y su próxima reunión en Estados Unidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El contacto con la tierra de Xi Jinping tiene como objetivo buscar un nuevo financiamiento para el país, en un contexto de caída de reservas del Banco Central.

El ministro participará de la reunión del banco de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que se realizará el martes 30 y el miércoles 31 de mayo en la ciudad Shanghái. En el encuentro, se analizará la posibilidad de que esa institución bancaria modifique un artículo de su estatuto para permitir que la Argentina comercialice a través de ella con Brasil sin usar dólares. Además, buscará habilitar otro tramo del swap de yuanes con China. El monto total disponible es de 18.000 millones de dólares, de los cuales hay una línea de 5.000 en uso y se espera abrir una nueva línea por monto similar. Para ello Massa recibió el apoyo explícito de todo el ala del kirchnerismo, el línea con la alianza estratégica que impulsa el embajador Gustavo Sabino Vaca Navaja con funcionarios del gigante asiático.

massa reunion fmi georgieva
En el Gobierno apuestan a que el FMI permita usar dólares de los nuevos desembolsos para intervenir el mercado cambiario.

En el Gobierno apuestan a que el FMI permita usar dólares de los nuevos desembolsos para intervenir el mercado cambiario.

Pero la gran apuesta del titular de Economía está en las definiciones que lleguen desde los Estados Unidos. En el entorno del ministro dan por hecho el aval del FMI para intervenir el mercado de cambios con los dólares que llegarán del próximo desembolso. Falta negociar el monto de los poco más de 10.000 millones de dólares que puede ser usado con este propósito. Con ello el Gobierno contaría con la herramienta para evitar una nueva corrida cambiaria que reste posibilidades al oficialismo en los comicios y que se siga disparando la inflación. Por otra parte, en el quinto piso del Palacio de Hacienda están seguros de que el lunes 12 de junio -cerca del cierre de listas- sellarán el acuerdo técnico con el organismo.

Las expectativas oficiales -y en especial de Massa- es que cerrando los acuerdos con China y el FMI, se abre un nuevo escenario en el oficialismo para encarar las elecciones de agosto. Nada mencionan si fracasan las negociaciones. “No tenemos otras opciones”, concluyeron desde Economía.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario