"Ojalá sea el próximo neuquino mundialista"

De visita en la región, Joaco Torres, la joyita neuquina de la Superliga, nos recibió en la casa de su tía y palpitó Rusia 2018.

POR FABRICIO ABATTE / abattef@lmneuquen.com.ar

La gran promesa neuquina de la Superliga se saca un diez en el rol de anfitrión. Abre las puertas de la casa de su tía Patricia (donde se aloja en sus estadías en Neuquén) para la nota, ceba mates, se pone la camiseta y el gorro de la Selección argentina, y pregunta ‘¿así está bien?’ más de una vez al equipo de LMN. No pierde ni la humildad ni la esencia de pibe de barrio. Miriam y Daniel, sus padres, están junto a él, como siempre. Son los que dejaron todo para acompañarlo en su aventura cuando partió a Rosario a los 12 años y se instalaron en familia en la ciudad de su Newell’s y de Central.

Habla de su presente quien hace poco le marcó un golazo a Rincón por la Copa Argentina y apenas lo gritó, por respeto a la región. Y se engancha con el inminente Mundial, le pone una ficha a la Selección, elogia al zapalino Acuña y admite: “Ojalá que en 2022 yo sea el próximo neuquino en un Mundial. Es el sueño de todos y trabajaré para eso”.

De selección

“A Argentina la veo bien. Tenemos el plus de Messi, que te saca de cualquier problema. En los próximos días Sampaoli va a armar la base y tiene jugadores muy desequilibrantes. Si lo arma bien el DT, puede pelear por el título”, analiza Joaco, mientras el perrito del hogar no para de saltarle y reclamarle mimos.

Embed

El de Acuña es un caso que estimula a la joyita leprosa, que sueña con imitarlo. “Me pone contento lo de Marcos, ver cómo va creciendo la región, de a poco nos estamos metiendo en la elite del fútbol mundial. Esperemos que le vaya muy bien. Lo que valoro mucho es que nunca bajó los brazos; el fútbol es así, a veces te da golpes duros. Leí su historia, que lo rechazaron algunos equipos, siguió insistiendo y tuvo el respaldo de la familia, que es clave”, destaca este hijo único al que le sobra contención.

El de Newell’s elogió a Acuña, opinó de la Selección y habló de su presente

¿Quiénes son sus candidatos? “Sacando a Argentina, Brasil va a hacer un gran Mundial, y Alemania. Francia me gusta, pero tiene muchos chicos”, palpita con la celeste y blanca ya puesta y el gorro en la cabeza. Celebra que Argentina tenga mucha presencia de su Newell’s y expone una vez más su fantasía de que Messi cumpla con su palabra de volver al club que lo formó y tiren paredes juntos en el Marcelo Bielsa.

p30-f01-joaquin-torrres.jpg

Ahora busca explotar

Si bien es el niño mimado del Coloso del Parque, Joaco alternó en el equipo titular en el último semestre, que lo terminó a toda orquesta con el partidazo por Copa Argentina. “Este año alterné la titularidad. Por ahí los técnicos buscaban otra cosa en esa posición. Arranqué como titular hasta el partido con Paranaense por Sudamericana, sufrí una molestia y me perjudicó. La gente siempre pide que entre, muchos me quieren entre los 11. Cuando estoy en el banco, los hinchas están esperando que ingrese y haga algo diferente”, reflexiona el talentoso mediocampista, y ofrece otro verde calentito.

Se propuso que el próximo sea el campeonato que lo catapulte al estrellato. “Llevo un año en Primera. Pasé períodos de adaptación, luego te estancás naturalmente, y en el semestre que viene voy a buscar el período de explosión”, promete el pibe de 21 años, que ya recibió ofertas de Estados Unidos.

p31-f02-joaquin-torrres.jpg

Fotos con Rincón y mensaje

“Me salió de ir a felicitarlos a los chicos de Rincón al final del partido al vestuario, me saludaron todos, algunos me pidieron fotos. Espero que sigan creciendo. Me sorprendió el arquero (Fievet). Justo fue el gol más lindo que hice”, recuerda la anécdota pospartido en Santa Fe y su memorable tanto a lo Messi.

Por último, deja un mensaje a los neuquinos: “Siempre me llegan la buena onda y el cariño. Me felicitan, valoran el esfuerzo que hice. Les agradezco a todos”.

--> Miriam y Daniel, padres orgullosos

Son los incondicionales. Los que estuvieron siempre. Los que confiaron en Joaco desde los cinco años, cuando lo llevaban a Patagonia. Y un día vino un gigante del interior, Newell’s, para llevarse al pibe.

p31-f01-joaquin-torrres.jpg

“Dejé mi laburo acá y nos fuimos. Al principio estuvimos en un departamentito, pero salimos adelante”, cuenta el papá del crack. “Fuimos en 2009. Newell’s lo quería antes, pero pedimos un año más”, acota la mamá.

“Uno está contento por todo lo que le está pasando, pero también por la persona que es. Se lo merece”, comenta el hombre, que luce un pantalón con el escudo del club rosarino, mientras la pequeña Delfina, primita de Joaco, no para de bailar. Y eso que la tele, con la pantalla de los dibus, está sin volumen. Todo es alegría en la casa de la tía Patricia, donde paran los Torres. Son días felices, de descanso, para visitar amigos. “Es lo que más me gusta cuando vengo”, dice Joaco, quien estuvo paseando por Bariloche. Juega de local por aquí.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído