El clima en Neuquén

icon
16° Temp
52% Hum
La Mañana Argentina

Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres: las patologías más frecuentes en la Argentina

Desde afecciones benignas hasta tumores de mama o cuello de útero, hay una serie de enfermedades que aumentan su prevalencia de acuerdo a factores como la edad. Los expertos advierten que no hay que subestimar las pautas de cuidado y control.

Desde hace más de tres décadas, cada 28 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Salud de las Mujeres, con el objetivo de garantizar el derecho de todas a gozar de un cuidado integral a lo largo de toda la vida.

Es fundamental, para esto, prevenir y realizar a tiempo los controles médicos necesarios.

“Las patologías mamarias benignas son las más frecuentes a cualquier edad, pero su prevalencia varía según la etapa de la vida de la mujer. En adolescentes y adultas jóvenes, las más comunes son los nódulos benignos (comúnmente, fibroadenomas) y el motivo más frecuente de consulta suele ser el dolor mamario (mastalgia), como expresión de la respuesta de la glándula mamaria a las fluctuaciones hormonales fisiológicas. Durante la lactancia, la patología más habitual es la mastitis puerperal, que es la infección de la glándula mamaria”, explicó la doctora Sabrina Barchuk (MN 126304), que es miembro de la Sociedad Argentina de Mastología.

A partir de los 40 años y en la postmenopausia, se incrementa el riesgo de enfermar de cáncer de mama, la patología oncológica más frecuente en la mujer y la principal causa de muerte por cualquier tipo de tumor.

Según datos del Ministerio de Salud, cada año se detectan en la Argentina más de 22 mil casos y provoca cerca de 5.500 fallecimientos. “Hay distintos factores genéticos, familiares y ambientales que modifican ese riesgo basal propio de cada mujer y que se incrementa con el paso de los años. La incidencia del cáncer de mama aumenta, pero tenemos herramientas para la detección precoz y tratamientos efectivos que, administrados en forma oportuna, permiten salvar vidas”, sostuvo además.

Los expertos destacaron que, si bien ha aumentado el número de casos detectados, “al momento de ser diagnosticado éstos resultan en su mayoría menos avanzados que años atrás y por ende su porcentaje de curación es mucho más alto”, afirmó el ginecólogo Rodolfo Righetti.

En relación a los tumores cérvicouterinos, indicó que “en nuestro país resultan una enfermedad endémica”. Las últimas estadísticas oficiales de la Argentina son de 2020 e indican que se detectan cada año cerca de 4.600 nuevos casos, lo que representa casi el 7% de todas las patologías oncológicas diagnosticadas en las mujeres. Es el tercero en incidencia detrás del de mama y el colorrectal.

Controlar para detectar a tiempo, la clave

Ante este escenario, ambos especialistas coinciden en que la clave para el cuidado de la salud de la mujer es el desarrollo de los controles de rutina, para diagnosticar antes y así tener mejores perspectivas en los tratamientos. “Sin lugar a dudas la consulta anual ginecológica debería ser la acción a propiciar en cualquier programa de prevención de enfermedades ginecológicas, ya que resulta el pilar principal tanto de la prevención como de la detección temprana de patologías prevalentes”, se resaltó.

Un claro ejemplo de esto es el cáncer de ovarios, ya que no hay una forma de evitarlo y su diagnóstico depende exclusivamente de la consulta regular ginecológica y el correspondiente examen físico. “Cuando se lo detecta en etapas avanzadas, esto obedece mayormente a la falta de consultas regulares”, afirma. En la Argentina, se registran oficialmente cerca de 2.100 casos nuevos por año y es la sexta causa de muerte por tumores entre las mujeres.

En cuanto a las políticas sanitarias, la referente de la SAM planteó que “el mayor desafío es la implementación a nivel poblacional de estrategias de diagnóstico precoz de enfermedades prevalentes, que han demostrado un impacto en la reducción de mortalidad y mejoras en la calidad de vida. A esto se debe sumar el acceso oportuno a los tratamientos efectivos”.

Puntualizó la necesidad del desarrollo de programas organizados de detección precoz con mamografía que apunten específicamente al cáncer de mama. Vale recordar que la recomendación de la Sociedad Argentina de Mastología, en consenso con otras sociedades científicas, es realizar este estudio en forma anual a partir de los 40 años en mujeres de riesgo promedio (es decir, aquellas que no tienen antecedentes familiares ni otras condiciones que aumenten el riesgo).

El camino de una vida saludable

Una medida central de prevención es la adopción de rutinas saludables, ya que tienen una incidencia directa en la reducción de riesgos. “Esto implica realizar actividad física regular, mantener un peso corporal saludable y una dieta equilibrada, reducir el consumo de alcohol y no fumar. Es fundamental que los hábitos saludables se establezcan desde la infancia ya que esto impacta y condiciona desde el punto de vista biológico y molecular lo que ocurra luego en la edad adulta”, explicó Barchuk.

En el marco de un nuevo Día Internacional de la Salud de las Mujeres, el camino para mejorar los estándares de detección y tratamiento demanda un abordaje integral y el compromiso de todos. (Fuente: SAM)

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario