El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana Alberto Fernández

Las esquirlas de la gira de Alberto por Washington que comenzarán a sentirse esta semana

Fernández concretó una cumbre que buscó durante tres años. Queda poco tiempo para saber si tendrá efectos estabilizadores y se desconoce qué pide Washington a cambio. La interna contenida con Massa y la agenda paralela del ministro con 23 reuniones.

Los presidentes estadounidenses no suelen recibir a sus pares extranjeros cuando están en el último tramo de sus mandatos. Dicen que el miércoles pasado el mandatario demócrata Joe Biden hizo una excepción y recibió a su par argentino, Alberto Fernández, luego de ocho meses de postergaciones del encuentro que estaba pautado para julio y fue suspendido porque el inquilino de la Casa Blanca se contagió de COVID. Originalmente era una visita de Estado que se redujo a su tramo más importante: una reunión de trabajo en el Salón Oval que duró 90 minutos. Sumó en su segunda parte a los principales asesores de Biden para la relación bilateral con Argentina en la previa de un año electoral clave.

Al menos en Washington el oficialismo buscó disimular sus internas pero igualmente se notaron con diferencias que se filtraron a la prensa. El Presidente llegó desde la Cumbre Iberoamericana a Nueva York, pasó dos días, estuvo en un encuentro con empresarios y luego de trasladó a la capital estadounidense para la bilateral. Fernández estuvo flanqueado por el canciller Santiago Cafiero, el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, la portavoz Gabriela Cerrutti y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Una interna contenida a medias

Poco antes llegó Massa, que tuvo una agenda paralela con 23 reuniones con su dispositivo de vínculos con la burocracia diplomática y económica del gobernante partido demócrata. No son las mejores semanas entre Fernández y el ministro de Economía. En el Gobierno retumban los resquemores del massismo por la revinculación presidencial con el exministro de Economía Martín Guzmán, a través de Cafiero, y las intervenciones del flamante jefe de asesores de la Presidencia y exCEO de Syngenta, Antonio Araque, sobre la posibilidad de acelerar una devaluación. Fue Malena Galmarini, esposa de Massa, quien desnudó los desacuerdos y aseguró que "las operaciones salían de la Casa Rosada".

También hubo un tironeo económico donde Massa hizo causa común con el kirchnerismo. A pesar de los esfuerzos para destrabar la aprobación de la moratoria previsional para 800.000 trabajadores y trabajadoras. Fernández habría demorado la promulgación de la ley porque estaba al tanto de las críticas del equipo del FMI sobre su implementación. El tema estuvo presente en las reuniones que Massa mantuvo la semana con los funcionarios del Fondo, encabezados por Gita Gopinath.

Este viernes se conoció la aprobación del cuarto trimestre y un desembolso de 5400 millones de dólares dentro de los giros previstos por el plan de Facilidades Extendidas vigente. El reclamo del FMI contra la moratoria sigue en pie pero la ley ya había sido promulgada hace diez días, luego de los reclamos públicos que había hecho el diputado nacional y titular del PJ bonaerense, Máximo Kirchner y de los planteos privados que había hecho Massa.

El puente para llegar a octubre

Así llegaron a la bilateral con Biden el Presidente y su ministro de Economía. Después del encuentro cara a cara entre ambos mandatarios, cada uno sumó a sus asesores. En la mesa de la Sala Oval de la Casa Blanca los entripados domésticos pasaron a un segundo plano. Cerraron un frente común ante la prmera línea de colaboradores de Biden, que estuvo rodeado por todo el elenco de colaboradores del mandatario sobre Argentina.

Estuvieron el secretario de Estado, Antony Blinken, su colega del Tesoro, Janet Yellen; el titular del Consejo de Seguridad Nacional, Jake Sullivan; el director del CSN para el hemisferio occidental, Juan González; el subsecretario de Estado para Asuntos del hemisferio occidenta del Departamento de Estado, Brian Nichols; el director para Brasil y el Cono Sur del CSN, Lorenzo Harris, y el embajador estadounidense en Buenos Aires, Marc Stanley. Siete funcionarios de primera y segunda línea acompañaron a Biden frente a Fernández que estuvo con Cafiero, Fernández, Vitobello, Cerrutti y quien más trabajó para que la cumbre no quedara diluida en las postergaciones: el embajador argentino en Washington Jorge Argüello.

El nudo del encuentro fueron los planteos de Fernández para obtener un "puente" de financimaiento para Argentina que le permita afrontar las consecuencias económicas de la sequía más dura de los últimos cien años. Hablaron de 3.000 millones de dólares en créditos blandos para los próximos meses que refuercen las reservas del Banco Central. La idea es que finalmente Washington impulse una oferta de financiamiento competitiva ante las mejores propuestas provenientes de China, otro de los puntos que estuvo sobre la mesa.

Tiempos, montos y urgencias

Los funcionarios norteamericanos antes de sentarse a la mesa recibieron un video elaborado por Economía para explicar el impacto de la sequía. El temario fue más extenso y repasó todos los ejes de la relación bilateral. Cuando concluyó la reunión circularon versiones sobre un reclamo de Biden respecto a la relación con China. Ante las consultas de LMNeuquén en la Cancillería y en el Palacio de Hacienda desmintieron esas versiones. En ambos ministerios afirmaron que Biden definió a China como "un competidor y no como un enemigo" y que la cuestión no estuvo sobre la mesa.

Sequía ING baja.mp4

Develar los interrogantes sobre el calibre del encuentro dependerá de los resultados de la cumbre. Para que surtan el efecto deseado en materia de estabilización deberían suceder pronto. A Fernández le quedan ocho meses en el poder y parte del planteo argentino es evitar que el escenario económico se fragilice aún más y empuje a una crisis que desestablice al país y también a la región antes de fin de año.

La expectativa no sólo pasa por lo que Estados Unidos pueda hacer dentro del Fondo, para "mantenerlo a raya y que no endurezca sus posiciones aún más", según detallaron cerca de Cafiero. También apunta a que realmente avancen los financiamientos de organimos multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento. Esperan 3.000 millones de dólares en los próximos meses.

Vaca Muerta ING baja.mp4

La agenda paralela de Massa y una enviada que viene

Cuando estaba por terminar la reunión, quedaron funcionarios encargados de seguir adelante la ejecución de los puntos acordados. Por fuera de los planteos que hizo el Fondo para reducir las metas de reservas en 2.000 millones de dólares y exigir un mayor ajuste, se desconoce cuáles fueron las exigencias del gobierno norteamericano a sus visitantes argentinos. Por parte de Estados Unidos la subsecretaria de Estado Wendy Sherman estará al frente del seguimiento y viajará a Buenos Aires en diez días, antes de que Massa salga nuevamente para Washington con el objetivo de las reuniones de primavera del FMI.

En el road show de la última semana el jefe del Palacio de Hacienda no alteró su agenda paralela. Dentro de las 23 reuniones, se encontró con González, del CSN y con Dan Restrepo exconsejero de Seguridad Nacional de Barack Obama que actualmente es una de las voces más escuchadas dentro del gobernante Partido Demócrata sobre América Latina. También estuvo con el secretario Adjunto del Hemisferio Occidental del Departamento del Tesoro, Michael Kaplan, con el titular del BID, Ilan Goldfajn y con Gopinath.

También hubo otra serie de reuniones sin Massa, pero encabezadas por el titular de la Aduana, Guillermo Michel, uno de los colaboradores más estrechos del ministro en el Palacio de Hacienda. Se reunió con funcionarios del Homeland Security y de la guardia de fronteras. En ese encuentro Michel estuvo acompañado por el jefe de asesores de Massa, Leonardo Madcur y el responsable de Comunicación del Ministerio de Economía, Santiago García Vazquez.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario