Pasó 17 años preso siendo inocente: hoy es millonario

El delito lo había cometido un delincuente idéntico a él en 1999.

Richard Anthony Jones fue puesto en libertad en 2017 después de estar injustamente preso 17 años en una cárcel de Kansas. El crimen por el que fue acusado nunca lo cometió. El autor fue un hombre idéntico a él y la semejanza lo llevó a perder su libertad.

En 1999 Jones fue detenido por haber cometido un robo en un parque. Lo condenaron a 19 años de prisión a pesar de que siempre gritó su inocencia. De nada valió. Varios testigos lo reconocieron como el autor del delito. Pero nunca encontraron pruebas de ADN o huellas dactilares que demostraran que él hubiera estado en el lugar.

Te puede interesar...

Durante el juicio, los abogados de Jones demostraron que su cliente estaba con su novia y su familia en el momento en que se cometió el robo. Después se comprobaría que el verdadero delincuente vivía cerca de la escena del crimen, en Kansas City. Pero algo para el inocente fue fatal: uno de los testigos oculares dijo que Jones era el autor del robo. Identificó su rostro entre seis fotografías que le mostró la Policía. Poco tiempo después de entrar a la cárcel, muchos reclusos se acercaron a él confundiéndolo con otro preso. Un tal Ricky. No sólo era igual físicamente sino que hasta compartían el nombre de pila.

Después de muchos años preso, Jones fue entrevistado por los investigadores del Proyecto de Inocencia del Medio Oeste, un grupo que ayuda a presos injustamente condenados. Ellos habían encontrado la foto del famoso Ricky del cual hablaban los presos. Jones recuerda el momento cuando le mostraron la imagen: “Todas mis peticiones habían sido denegadas, era un duro camino, pero cuando vi la foto de mi doble todo cobró sentido para mí”. Con las evidencias en la mano se pidió la reapertura del caso. El juez del distrito Kevin Moriarty aceptó el pedido. Quedó asombrado del parecido entre los hombres y al revisar el caso se dio cuenta que los procedimientos de identificación de la Policía, 17 años atrás, fueron muy mal hechos.

El juez ordenó la inmediata liberación de Jones, que aprendió a vivir con su esposa y su hija luego de 17 años de estar en la cárcel por un crimen que en realidad cometió otra persona: su doble en la vida real. Este martes el estado de Kansas le otorgó 1.100.000 dólares como compensación por la condena errónea. Mucho para los tiempos que se vive. Poco para un hombre que perdió injustamente 17 años de su vida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído