Pelado de goles: Boca vive el trauma pos-Palermo

El 9 actual, Benedetto, no arrancó bien y ya se lesionó.

Javier Cantarini

cantarinij@lmneuquen.com.ar

Neuquén

La falta de eficacia de Boca frente a Lanús y antes contra Santamarina de Tandil, sumada a la reciente lesión de Darío Benedetto (distensión del bíceps femoral derecho), lleva a un repaso por los últimos 9 que vistieron la casaca xeneize y todo conduce a un mismo camino: el trauma pos-Palermo.

Desde que se retiró el histórico goleador, su lugar quedó vacante a pesar de las distintas alternativas que buscó la dirigencia. Desde jugadores de inferiores, como Lucas Viatri y Nicolás Blandi, a figuras internacionales, como Daniel Osvaldo. Sin embargo, la pesada mochila de 236 tantos del Titán todavía nadie la puede cargar, ni siquiera el ídolo actual Carlos Tevez.

La primera oportunidad fue para Viatri, quien se nutrió en los entrenamientos “de Martín”. Al principio tuvo buenas apariciones e inclusive sus movimientos se confundían con los de Riquelme. Pero su cuota goleadora se fue desvaneciendo con el paso del tiempo y así su titularidad. Algo similar pasó con Blandi, un 9 de punta con buena técnica y movimientos que peleaba un lugar, aunque tampoco estuvo a la altura de lo que exigía el club.

Tiempo de goleadores

En este escenario, se comenzó a apostar por los goleadores locales. Santiago Silva había sido el máximo artillero en el Banfield campeón de Falcioni y la estaba descosiendo en Vélez con tantos de gran factura. Su temperamento hacía pensar que era el “ideal” para ponerse la azul y oro. Y a pesar de haber convertido en la final de la Copa Argentina ante Racing (victoria por 2-1) y de haber salido campeón -invicto en 2012-, el Tanque no convenció y se lo recuerda más por sus rabietas que por sus conquistas. El próximo de la lista fue Emmanuel Gigliotti, romperredes en Colón y con paso aceptable por San Lorenzo, el ahora jugador de Chongqing Lifan (China) participó de un equipo deslucido y a pesar de tener un promedio de gol digno, haber errado el penal ante River por la semifinal de la Copa Sudamericana sentenció su salida de la Ribera.

Boca fue por más y apostó por Daniel Osvaldo (ver recuadro) y la joya de All Boys Jonathan Calleri. Con gran proyección, Jony rindió siendo campeón (local y Copa Argentina) con el Vasco y un encendido Apache. De manera inentendible, a principios de año lo vendieron para repatriar a Osvaldo. Una mala decisión que todavía se está pagando y que parece extenderse con la compra millonaria de Benedetto. Un jugador que dará una grata sorpresa si, al menos por un instante, hace olvidar a Martín, el “optimista del gol”. Por lo pronto, no arrancó bien....

Por la lesión de Benedetto

Oportunidad para Bou ante Libertad

La distensión muscular que sufrió el miércoles Darío Benedetto le dará a Walter Bou la posibilidad de debutar como titular. El hermano de Gustavo (goleador en el Racing campeón de 2014) es uno de los nueve refuerzos que trajo Guillermo Barros Schelotto para la actual temporada.

De bajo perfil, el ex Gimnasia de La Plata (con inferiores en Boca), donde convirtió siete tantos en 15 partidos, tendrá su oportunidad el sábado ante Libertad de Paraguay. El Xeneize jugará un amistoso el sábado a las 20 por la Copa Desafío Impenetrable.

Muchas veces se dice que los equipos se arman sobre la marcha y que las lesiones (cambios de piezas obligados) ayudan a su configuración. Tal vez sea el caso del delantero de 23 años (ingresó ante Lanús) que intentará convencer al entrenador de su capacidad para quedarse con un lugar de privilegio que con la partida del máximo goleador, Martín Palermo, pocos pudieron aprovechar.

Osvaldo, otro que no rindió y ahora se retira

Neuquén

Cuando se anunció que Daniel Osvaldo, jugador de la selección de Italia, llegaba al Boca de Rodolfo Arruabarrena, todo hacía pensar en una hermosa luna de miel entre el club y el jugador, confeso hincha xeneize. Su arribo fue por seis meses y debutó el 26 de febrero por Libertadores contra Montevideo Wanderers, en la Bombonera. Convirtió un gran cabezazo para sellar el resultado final por 2 a 1. Dio muestras de toda su capacidad comenzando una racha de 7 tantos al hilo. Sin embargo, su nivel cayó y en el duelo más esperado, ante River por los octavos de la Libertadores, el Vasco no lo puso en el Monumental y de local sólo jugó 45 minutos por la suspensión del partido. Se fue a mediados de año con la frustración de la eliminación, jugando 15 partidos y con muchos contratiempos en su vida privada que parecían incidir en su profesión. A principios de año, la dirigencia, a pedido de Tevez, lo repatrió. Jugó sólo 5 partidos, se lesionó y cuando se recuperó, Guillermo lo echó por fumar un cigarro en el vestuario al término del partido ante Nacional en Uruguay. Ayer se anunció su retiro del fútbol para dedicarse a la música. Su representante dijo: “nunca superó la frustración de su segundo paso por Boca”. Creer o reventar. .

No respondieron

Calleri, una venta inexplicable

Pintaba bien. Jonathan Calleri fue campeón por dos en 2015. De gran proyección, fue vendido porque la dirigencia priorizó a Osvaldo. Convirtió 23 en 60 partidos.

El tiro del final. Emmanuel Gigliotti llegó como goleador desde Colón. Metió 23 en 62 partidos, pero no jugó en el mejor Boca. El penal errado ante River sentenció su partida.

Mucha furia y poco juego. Santiago Silva fue campeón en 2012 (torneo y Copa Argentina). Se dedicó a pelear más con los defensores que a jugar. Metió 19 goles en 52 encuentros.

El de las inferiores no pudo. Lucas Viatri convivió con Palermo y en sus primeros pasos llenó de expectativas al hincha, pero su juego se diluyó. Anotó 21 tantos en 133 partidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído