Piden detener a todos los hijos de Lázaro Baez

Es por una cuenta que detectaron en Suiza, de la cual ellos son beneficiarios y está vinculada a un grupo de empresas.

En un informe de más de diez páginas, la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió la detención de Luciana, Martín, Leandro y Melina Báez, los cuatro hijos del empresario K.

El mayor temor de Lázaro Báez se hizo realidad: que sus hijos fueran alcanzados por la Justicia y eventualmente debieran enfrentar la prisión. En esta oportunidad fue la UIF la que requirió que sean detenidos, tras detectar que en Suiza existe una cuenta de la cual son beneficiarios Luciana, Martín, Leandro y Melina y que se encuentra vinculada a más de dos empresas, según confirmaron a Clarín fuentes judiciales.

El contenido del documento y sus consecuencias fue informado al empresario kirchnerista ayer por la tarde. En el pedido de detención se detalla como motivo principal que la cuenta utilizada en el exterior servía para el envío de dinero no declarado en el país. Esta cuenta bancaria tenía como únicos beneficiarios a los hijos de Báez.

Según pudo saber Clarín, además se mencionan más de dos empresas relacionadas con dicha cuenta. La familia del empresario K, acorralada por la Justicia, sostiene que esa cuenta "está inactiva, que no existe más" y que las sociedades señaladas "no son del holding". Pese a estos argumentos, el entrecruzamiento de datos complicó la situación de los hijos del empresario K.

En la Justicia se especula que, aunque finalmente no sean detenidos, los cuatro hijos de Lázaro deberán notificarse semanalmente en el juzgado federal: Martín podría seguir haciéndolo en Buenos Aires -como ocurre desde el 5 de abril, cuando su padre quedó detenido- mientras que los tres restantes podrían hacerlo en el Juzgado Federal 1 de Río Gallegos, donde están radicados.

Desde muy jóvenes, los hijos de Báez están vinculados a Austral Construcciones, la empresa insignia de Lázaro que recibió el 78,4 % de la obra pública que el gobierno kirchnerista destinó a Santa Cruz. Además, constituyeron diversas empresas a lo largo de estos años dedicadas a diferentes rubros.

En el marco de la causa por lavado de dinero, el juez Sebastián Casanello había ordenado allanar las viviendas particulares de los cuatro hijos del empresario K. Todos ellos viven a media cuadra de la casa familiar donde permanece su mamá Norma Calismonte, ex esposa de Lázaro.

Los varones son los más complicados ante la Justicia. Hasta el momento, Martín -titular de Kank & Costilla y Loscalzos y Del Curto- es el único procesado por lavado de dinero, pero sin prisión preventiva. Leandro, el menor de los varones y titular de Austral Agro -utilizada para la compra de gran parte de las 41 estancias que adquirieron en el sur- y director de Austral Construcciones, fue imputado hace una semana por lavado de dinero.

Luciana -la mayor de los hijos de Báez- es la responsable de la constructora desde que su padre quedó detenido. Tiene firma autorizada en la empresa investigada por lavado de activos y evasión fiscal, y figura en gran parte de la documentación de la firma. Tiene otras sociedades como Alem, allanada por la Justicia hace dos meses. La que creían que no iba a quedar implicada en nada es Melina. Con 28 años y a punto de ser abogada, sólo figura en la nómina de empleados de Austral, pero no constituyó durante estos doce años, a diferencia de sus hermanos, ninguna sociedad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído