El clima en Neuquén

icon
16° Temp
81% Hum
La Mañana policía

Policía condenado a 12 años y medio de prisión por gatillo fácil

Se trata del cabo primero Pablo Maximiliano Pallero, de la Policía neuquina, quien asesinó por la espalda a Faucundo Guiñez en el 2019.

El policía Pablo Maximiliano Pallero, que se desempeñaba como cabo primero y que ya había sido declarado penalmente responsable del asesinato por la espalda de Facundo Guiñez, ocurrido en Zapala, este lunes recibió la pena de 12 años y 6 meses de prisión. Fue por el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. Se trató de un claro ejemplo de gatillo fácil.

La decisión fue adoptada por un Tribunal de juicio que estuvo integrado por Liliana Deiub (en carácter de presidenta, quien estuvo de manera presencial), Bibiana Ojeda (desde Las Lajas) y Raúl Aufranc (desde Cutral Co).

Te puede interesar...

El año pasado, ese mismo tribunal ya había declarado, por unanimidad, responsable del crimen al policía Pallero. Él nunca negó el hecho, aunque aseguró que la víctima intentó robarle el estéreo del auto. Sin embargo, su relato no pudo ser comprobado, mientras que las pericias realizadas al equipo que supuestamente había intentado robar echaron por tierra dicho planteo. Es que en el estero no se encontraron huellas de Facundo, la víctima, y sí de otro personal policial.

facundo guiñez zapala gatillo facil
Facundo Guiñez fue asesinado por el policía Pablo Pallero.

Facundo Guiñez fue asesinado por el policía Pablo Pallero.

Facundo tenía 29 años. El 30 de agosto del 2019, entre la 1:30 y la 1:50, caminaba por una calle de la ciudad de Zapala, donde finalmente encontraría la muerte.

Según la teoría del fiscal Marcelo Jofré, la cual fue probada, el policía Pollero estaba en su vivienda y escuchó ruidos en el exterior. Se asomó por la ventana y observó a Facundo caminando frente a su domicilio. Creyó que iba a robarle su vehículo o algún elemento del habitáculo del mismo; agarró su arma reglamentaria, salió de la casa, persiguió a la víctima y le efectuó dos disparos por la espalda. Uno de ellos le impactó y le produjo la muerte. Fue un fusilamiento y en ningún momento se comprobó que la intención de la víctima fuese la de concretar un robo.

La pena mínima para el delito que se le imputó al policía, el de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, era de 10 años y 8 meses de prisión, lo que pidió la defensa. Desde el Ministerio Público Fiscal se pidió una pena de 14 años y 6 meses, mientras que la querella había solicitado 25 años. La decisión final fue de 12 años y medio.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.4794520547945% Me interesa
30.13698630137% Me gusta
8.2191780821918% Me da igual
0% Me aburre
56.164383561644% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario