"Por años fui un artista oculto, más que de culto"

Kevin Johansen. "El desgenerado". Antes de continuar su gira por otros países de la región, el ecléctico músico llega mañana al Casino Magic con Mis Américas, su último disco, que contó con las colaboraciones de Ricardo Mollo, el Pity Álvarez y Palito Ortega.

Kevin Johansen vuelve a la ciudad para presentar su último trabajo discográfico, Mis Américas Vol. ½, en el que plasma sólidamente su ecléctica trayectoria musical ahondando por diferentes ritmos de la región de la mano de figuras como Marcos Mundstock, Palito Ortega, Ricardo Mollo, Pity Álvarez, Miss Bolivia, Lito Vitale, sus hijas Miranda y Kim Johansen, el brasileño Arnaldo Antunes, los peruanos Kanaku y El Tigre y el chileno Macha Asenjo de Chico Trujillo.

Mañana a las 22 se subirá al escenario del Casino Magic junto a los The Nada, la banda que lo acompaña hace más de quince años.

¿Cómo va a ser la presentación en el Casino Magic?

Va a estar atravesada por el último disco, Mis Américas, pero obviamente vamos a tocar las canciones que la gente ya conoce bien, así que habrá una mezcla de clásicos y nuevos. La puesta en escena es muy simple. Tenemos unas luces preciosas, es un show teatral enfocado en la música.

¿Cómo viene la recepción del álbum y en especial la versión vinilo?

No pregunto cómo se mueven las cosas porque soy cabulero. A esta altura ni Madonna ni Beyonce preguntan qué cantidad de discos venden, sino que se fijan qué cantidad de seguidores tienen en Youtube y cuántos bajan sus temas en Spotify. Sí me guío mucho por la sensación térmica de los shows, la cantidad de invitaciones de lugares a donde vamos y eso por suerte ha sido señal de que el disco tuvo buena recepción. Después de esta gira patagónica vamos a Perú, México, España, Londres, Berlín, Francia.

—¿Cómo fue la cocina de este trabajo en cuanto a lo compositivo y la selección de temas?

Siempre digo que más que artista de culto, muchos años fui oculto. Siempre tengo muchas canciones guardadas, muchas ideas dando vueltas y de pronto le toca a esta. Matías Cella me arengó para que labure en Nueva York y en Río de Janeiro con amigos. Fue muy lindo porque en cada lugar íbamos encontrando sonoridades de la región. Desembocamos en Buenos Aires con los The Nada, que hace quince años que nos conocemos las mañas, y fue una linda forma de ponerle el moño al disco.

¿Y cómo se dio poder tener como invitados a figuras como Mundstock, de Les Luthiers, Ricardo Mollo, Pity Álvarez, Miss Bolivia?

Me gusta tener invitados variopintos que sorprendan un poco tímbricamente y que te llamen la atención para bien. Me guío mucho intuitivamente y por energía. Creo que me gustaría ser amigo de todos los que colaboraron en el disco, pero eso se va generando naturalmente. Uno también va inventando excusas como el asado que hice para Palito Ortega y Marcos Mundstock una noche que los tuve a los dos en casa. Pity vino también y comió un asado para filmar la parte del videoclip que hizo. Tenía que venir a las nueve de la noche y cayó a la una de la mañana. Es lindo conectar con tus ídolos y la gente que admirás... Vas encontrando la excusa para compartir con ellos un momento, se aprende un montón viendo cómo se paran frente al micrófono, cómo se relajan en el estudio. Con todos conecté muy bien. Me gusta la gente distinta a mi, uno va celebrando las diferencias también con las amistades.

Me gustan los artistas que son variopintos, así que me gusta intentar serlo yo también”.

Tus hijos también participan de tu música. ¿Cómo se da eso?

Se da naturalmente, ven al padre componiendo y a ellos les gusta mucho la música. Se van perfilando, especialmente la más grande, Miranda, que va a grabar sus temas, quiere ponerle música a los poemas de mi madre. Es muy lindo que eso pase.

¿Quedó mucho material afuera?

Un motón, otro disco. Cuando tenés una cierta edad y juntás material es cómico porque después te empieza a gustar más el material que quedó afuera que el que entró. Te cebás y te agarra una especie de ansiedad positiva de querer compartirlo. Así que ahí andamos, eligiendo material, viendo qué hacemos y qué pinta para el disco venidero.

¿Y cuándo viene la próxima placa?

Me gustaría ponerle voces en el verano, porque gran parte está hecha, y que salga a principios de año.

Un trotamundos con compromiso social

Nacido en Alaska, Kevin Johansen adoptó la Argentina como hogar, luego de vivir en Estados Unidos y en Montevideo. Aprecia la riqueza cultural de cada Nación y asegura que los “nazionalismos con z” que excluyen se manifiestan en todas las geografías. También advierte que todos los países están atravesados, a grandes rasgos, por dos posturas. Si bien descree de la política, aún rescata a algunas figuras y no se mantiene indiferente ante causas como la de Maldonado. “En 2017 esto ya no debería ocurrir”, lamentó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído