Por miedo a un grupo de pibes, cerraron una escuela

Es la 347 de Cuenca XV. Docentes y auxiliares fueron amenazados.

Neuquén.- Soportaron las amenazas de muerte a auxiliares y docentes. También pequeños actos de vandalismo y el ruido de los tiroteos en el barrio. Hasta que llegó la gota que rebalsó el vaso: dos adolescentes con un cuchillo se metieron en la escuela en el horario de salida. Cansados de tanta violencia, los padres y docentes de la primaria 347 decidieron ayer suspender las clases hasta este jueves. Reclaman una custodia policial.

La Escuela 347 está en Cuenca XV, al final de la calle Casimiro Gómez. Desde hace años, los maestros y alumnos conviven con situaciones violentas. En general, los agresores son adolescentes que no van a clases ni tienen perspectivas de trabajo. Varios papás señalaron que esos chicos forman parte del grupo "los Hámsters" y que algunos viven en la casa que está en la misma esquina del colegio, cruzando en diagonal.

300 alumnos se quedaron sin clases por las agresiones constantes de un grupito de chicos.

Hace un año hubo una balacera en las puertas de la escuela y también se suspendieron las clases. En ese momento, se asignó un móvil policial que se mantuvo hasta fin de año (ver aparte).

"Este año tuvimos amenazas como siempre, por ejemplo, que rompan los ladrillos de afuera y le digan al auxiliar que si los denuncia, lo hacen boleta", contó Elda Paredes, la directora de la escuela. "Eso es una constante y veníamos con notas pidiendo una solución pero no hubo respuesta, así que tuvimos que llegar a la suspensión de clases otra vez", agregó.

Comentó que el punto de quiebre fue el viernes pasado, "que eran las 17:30, los chicos estaban saliendo, y ahí ingresaron dos muchachitos a la escuela y uno tenía un cuchillo". Unos días antes, a una docente la habían amenazado con una tumbera y a otro le dijeron que le iban a prender fuego el auto. "Son adolescentes que vienen a jugar a la pelota cuando nos vamos. Eso me parece bárbaro, pero no que se metan al colegio cuando quieran y amenacen a todos", explicó Elda.

El viernes, tras la nueva agresión, se convocó a una reunión de padres para ayer a la mañana. Luego de discutir un par de horas, votaron suspender las clases hasta el jueves y volver a reunirse ese día.

Además, mandaron una nota al ministro Gabriel Gastaminza para que reanude la custodia policial frente al colegio. También reclamaron rejas, un portero eléctrico y reformas en el edificio. "No es que queramos estar vigilados, lo planteamos como una solución inmediata para dar clases, porque esto sólo se supera con un trabajo más profundo en todo el barrio", aclaró la directora.

Durante la asamblea, muchos papás se lamentaban porque esta situación puede arruinar el festejo de los chicos de séptimo. Algunos querían arriesgarse y dar clases igual, pero prevaleció la cautela. La palabra que más se mencionó fue "miedo".

A los tiros mientras daban clases


No es la primera vez que las puertas de la Escuela 347 están cerradas por las agresiones entre adolescentes del barrio. En agosto del año pasado, los alumnos estuvieron una semana sin clases luego de soportar un tiroteo en las puertas del establecimiento. Las balas iban y venían mientras los maestros trataban de contener a los chiquitos dentro de las aulas.

En ese momento, la directora de la escuela era Nieves Cáceres, que fue distinguida hace poco como "maestra ilustre del año". A la docente le tocó manejar la situación dentro del colegio durante la balacera y garantizar la salida ordenada de los alumnos cuando la situación afuera se había calmado. En ese momento, los vecinos denunciaron que los tiroteos eran frecuentes. El que terminó provocando la suspensión de clases se produjo presuntamente entre dos grupitos, conocidos como "los Champú" y "los Hámsters".

"El año pasado estuvo más que justificado, pero ahora creo podríamos buscar otra solución". Sandra. Mamá de un alumno.

"No me parece bien. Cuando vengo a dejar a mi nena, veo jeringas y preservativos en la entrada. No entiendo para qué está el guardia". Mariela. Mamá de una alumna.

"Yo estoy de acuerdo con suspender por la seguridad de los nenes. Tengo dos chiquitos en la escuela y cuando pasa algo, me tengo que venir con el bebé a las corridas. Esto lleva tres años". Patricia. Mamá de dos alumnos




Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído