Príncipes azules, un ejemplo de inclusión

Inka, un grito sagrado. El Neuquén Rugby Club le abrió sus puertas a una organización que permite que jóvenes y adultos con discapacidad puedan ser parte del mundo de la ovalada. Se habla de que otras entidades de la región, como Marabunta y Roca, lo imitarían.

Martín Gamero

deportes@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- "Todo surgió a través de la inquietud de un compañero de trabajo en el hospital Heller, Federico Tedeschi. Él tiene contactos con el equipo Pumpas XV, seleccionado argentino de rugby inclusivo, y me transmitió la idea de hacerlo acá en el Valle" comienza contando Ignacio Amuchastegui, entrenador del proyecto en el equipo Azul.

Inka es una palabra mapuche que significa "yo también". Con este concepto y utilizando la estructura e identidad del Neuquén Rugby Club, nació esta organización a mediados de este año.

Al ser un deporte de contacto que se rige bajo ciertas normas de seguridad y que necesita la compresión de ciertas pautas de entrenamiento, Amuchastegui nos explica que "dentro del equipo hay chicos con síndrome de Down, retraso madurativo y algunos con dificultad neurocognitiva leve. Es importante que ellos puedan entender que tienen que cuidar al compañero y que tienen que estar atentos a las directivas que los entrenadores explicamos".

Actualmente el plantel de Inka consta de ocho personas que tienen entre 18 y 40 años. Para completar los 15 jugadores se suman los facilitadores, que son ex jugadores que ayudan en la toma de decisiones durante el juego.

Una pieza importante para que se lleve a cabo esta idea fue la apertura que tuvieron los dirigentes del club neuquino. Su presidente, Andrés Kubli, jamás dudó de darle su apoyo total a este propósito. "Me genera una satisfacción enorme y una gran emoción cada vez que los veo entrenar y jugar. Además de que podamos aportarles a estos chicos un ámbito de recreación y contención. Creo que todo el club se siente muy bien de que se esté haciendo esto".

Inka es una palabra mapuche. Significa " yo también", y ese es el espíritu de la iniciativa.

"Una experiencia emocionante"

Este tipo de categorías es similar al rugby infantil, es decir, participativo, no competitivo. En casi cinco meses desde que se lleva adelante esta idea, el grupo ha tenido amistosos con las divisiones menores del Neuquén Rugby y hace poco, dentro del Patagónico, disputaron un partido contra el plantel superior del Azul. "Fue una experiencia muy emocionante y movilizante" manifiesta Ignacio Amuchastegui.

Otro rol importante dentro de este grupo es el de las familias, que asisten y acompañan habitualmente a los entrenamientos y a los partidos. "Venían con muchas dudas y timidez. Pero cuando entendieron que el espacio del club era para ellos y con ellos, se fueron soltando" manifiesta Lorena Tamborindegui, manager de Inka.

¿Se suman Marabunta y Roca?

Hay rumores de que Marabunta y Roca podrían sumarse a esta iniciativa y esto permitiría, poco a poco, una mayor expansión inclusiva para el rugby regional.

El sueño será tener una competencia local y poder recibir y visitar, el día de mañana, a otras provincias. Pero la iniciativa ya es para aplaudir de pie.

Se inspiraron en los Pumpas XV

La organización local de rugby inclusivo tiene como horizonte el modelo de los Pumpas XV, equipo argentino de Mixed Ability que se consagró este año campeón del mundo en España.

El equipo surgió en el Banco Hipotecario Rugby a partir de un padre, ex jugador de rugby, que tenía un hijo con síndrome de Down.

Ahora llegó a Neuquén y aparentemente la brillante idea se prolongará por el resto de la región.

"Los padres se fueron soltando"

La idea es aprender de otros que van un paso adelante", asevera Lorena Tamborindegui, manager del equipo neuquino. "Cuando viajamos hace poco a Mendoza me reuní con la manager de Pumpas e intercambiamos información y experiencia, la cual luego pusimos en práctica, y fue sumamente valioso e importante", asevera Lorena Tamborindegui.

Además asegura que los padres "se fueron soltando" en la medida en que conocían en profundidad de qué se trataba la idea.

Y destaca también el crecimiento progresivo de la iniciativa novedosa en Neuquén y la zona y que promete seguir dando que hablar.

Un gran ejemplo de inclusión. Un verdadero orgullo neuquino. Para sacarse el sombrero. ¡Felicitaciones!

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído