El clima en Neuquén

icon
Temp
53% Hum

Quieren prohibir el lenguaje inclusivo en el Gobierno y las escuelas

La propuesta, impulsado por dos abogadas, busca eliminar el lenguaje inclusivo de los tres poderes del Estado y de las instituciones educativas.

Las abogadas Cynthia Ginni y Patricia Paternesi presentaron en las últimas horas un proyecto de ley ante la Cámara de Diputados para prohibir el uso del lenguaje inclusivo en los tres poderes del Estado.

“Prohíbase el uso en documentos y actos oficiales y en establecimientos educativos del comúnmente denominado ‘lenguaje inclusivo’, en cualquiera de sus formas (“x”, “e”, “@”, etc.), empleadas para reemplazar el uso del masculino cuando es utilizado en un sentido genérico, así como de cualquier otra forma diferente a la lengua oficial adoptada por la Republica Argentina”, sostiene el primer 1 de la propuesta que cuenta con una carta de adhesión del constitucionalista Félix Lonigro.

Te puede interesar...

La iniciativa apunta a evitar “alteraciones gramaticales y fonéticas que desnaturalicen el lenguaje” y obedece a la necesidad de eliminar “los obstáculos que en materia de lectoescritura se manifiestan por el uso del mismo”.

Embed

Las letradas consideran que los niños van formando su lenguaje los primeros años de su vida y que “su mala utilización podría no sólo obstaculizar la lectoescritura y su comprensión, sino también significar una barrera para aquéllos que tienen más dificultades”.

Al exponer sus fundamentos recordaron un hecho ocurrido en España, a principios de 2020, cuando la Real Academia Española elaboró un Informe sobre el lenguaje inclusivo a raíz de una petición de la vicepresidente del gobierno español, que pretendía modificar el texto de la vieja Constitución de 1978 por considerarla “machista”.

“Debe tenerse presente, asimismo, que la utilización de términos masculinos con carácter inclusivo de lo femenino no afecta en absoluto la igualdad entre hombres y mujeres. Como bien se señala, es un hecho estrictamente lingüístico que carece de consecuencias políticas para la visibilidad de las mujeres, el respeto con que son tratadas, o su acceso a los puestos de mayor responsabilidad en todos los ámbitos de la sociedad”, sostienen las abogadas.

la-rae-sigue-descartando-el-lenguaje-inclusivo-en-su-nuevo-libro-de-estilo.jpg

Al referirse a la Constitución Nacional, las doctoras aseguran que “nadie en su sano juicio puede argüir que los constituyentes y reformadores que actuaron entre 1853 y 1994 redactaron una Constitución únicamente para varones que excluyera a las mujeres”.

Dicen que en todas las disposiciones están incluidos varones y mujeres por igual, de manera que resulta improcedente suponer que las mujeres no se encuentran comprendidas, por ejemplo, en la norma del artículo 41 de la Constitución Nacional: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano...”.

Incluso, indican que varios estudios lingüísticos resaltan desde siempre que el masculino es el término no marcado para todos los hispanohablantes en un gran número de contextos, especialmente cuando se asocia con el plural. “Los sustantivos, artículos, indefinidos, etc., de género masculino son interpretados como términos inclusivos de forma absolutamente general, no invisibilizan a las mujeres ni constituyen un agravio a ellas sino que las abarca y las incluye, de acuerdo con el sentimiento lingüístico de los hispanohablantes de todo el mundo en los últimos siglos”, advierten.

57.gif

Las abogadas están convencidas de que no es cierto que el uso del masculino en el idioma español excluya a lo femenino, sino todo lo contrario: “Siempre ha tenido carácter inclusivo. La torpeza del desdoblamiento por sexos, tal como reclaman los transgresores, no implica visibilizar sino romper con la igualdad y la inclusión, acentuando la diferencia a través de la separación y quebrantando el sentido de equidad de las expresiones definidas de persona, construidas en masculino singular”.

Ginni y Patricia Paternesi dicen que los desdoblamientos tienen, además, una desventaja: saturan la estética del discurso con paráfrasis y repeticiones innecesarias a cada momento (“los diputados y las diputadas”, “los ciudadanos y las ciudadanas”, “los trabajadores y las trabajadoras”, “los médicos y las médicas”, “los científicos y las científicas”, etc.), y van en desmedro de una comunicación inteligible.

Por lo tanto, no aconsejan en la redacción de las normas los desdoblamientos ni las fórmulas neutras. “Todas implican redundancias o deforman los vocablos de tal manera que pueden alterar y debilitar su valor jurídico y social”, argumentan.

Este no es el primer proyecto que se presenta. El año pasado, el diputado neuquino Francisco Sánchez presentó el expediente 5675-D-2020, que busca modificar la Ley 27.275 de Acceso a la Información Pública sobre Lenguaje Claro.

Embed

Si bien el proyecto cuenta con el apoyo de otros 14 diputados, fue cajoneado por el establishment del Congreso y nunca se llegó a debatir en el recinto.

A raíz de lo expuesto creen que en Argentina se debe seguir la senda trazada por Francia, que prohibió el lenguaje inclusivo; como también de Chile y Perú, que ya cuentan con iniciativas similares en sus congresos.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.9169329073482% Me interesa
84.025559105431% Me gusta
1.2779552715655% Me da igual
0.95846645367412% Me aburre
11.821086261981% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario