Quilmes tuvo su primera alegría tras golear por 3 a 0 a San Lorenzo

Así, el conjunto cervecero logró su primer triunfo en el torneo local, mientras que el azulgrana estiró su mala racha.

Si bien en la previa era un duelo de realidades opuestas, Quilmes logró hoy con autoridad su primer triunfo del campeonato, al golear por 3-0 a un desconocido San Lorenzo, que estiró su mala racha y se alejó aún más de la cima de la Zona 1 del torneo de Primera División.

Un penal convertido por el delantero Ezequiel Rescaldani, a los 16 minutos, fue la única diferencia en el primer tiempo para los dirigidos por Alfredo Grelak, que no concentraron para este encuentro a raíz de la deuda económica que mantiene con ellos la institución "cervecera".

Pero en el complemento, después que el "Ciclón" pudo haberlo empatado de entrada, un par de cabezazos de Matías Orihuela y otra vez Rescaldani, le dieron marco de goleada a la victoria de Quilmes.

Con la victoria, el "Cervecero" salió del fondo de la tabla de posiciones de la Zona 1 y también engrosó su promedio para alejar los fantasmas que habían aparecido.

De su lado, San Lorenzo sigue inmerso en una crisis futbolística y acumuló su octavo partido consecutivo sin conocer la victoria, entre la Liga y la Copa Libertadores.

Fue, quizás, la peor versión del San Lorenzo de Pablo Guede en esta temporada, porque estuvo inconexo en el mediocampo y casi no generó peligro sobre el arco de Walter Benítez.

Si bien tuvo preponderancia en ataque por las bandas, también lo sufrió, porque tanto Buffarini como Mas siempre quedaron en inferioridad y por allí aprovechó Quilmes para lastimar.

La primera situación de peligro para Quilmes fue un bombazo de volea de Sebastián Romero, a la salida de un lateral, que hizo lucir a Sebastián Torrico sacándola por encima del travesaño.

San Lorenzo respondió rápido con una proyección de Emmanuel Mas por izquierda, tras habilitación de Cerutti, para que el lateral meta un buscapié fuerte que ninguno de los dos centrodelanteros que puso Guede pudo mandar al fondo de la red.

A los 16 minutos, el que subió por su lateral fue Bottino - de buen trabajo- para encontrar la mano de Mas al querer lanzar un centro y que el árbitro Darío Herrera sancione penal.

Con mucha tranquilidad, Rescaldani definió al palo opuesto donde se lanzó Torrico y puso el 1-0.

Es cierto que San Lorenzo siempre trató de mantener la posesión de la pelota, con Ortigoza en buen nivel en la distribución y Belluschi, siempre picante.

Y así pudo haberlo empatado al menos transitoriamente, en el cierre del primer tiempo y en el arranque del complemento.

Primero fue Nicolás Blandi el que apareció sin marca en el segundo palo para cabecear un centro de Belluschi, pero le erró al arco.

Y a los dos minutos del segundo tiempo, un sinfín de rebotes dentro del área tras un córner le dejaron la pelota a Belluschi, que enganchó y remató, pero Bottino sacó sobre la línea de palomita.

Casi sin tiempo para reaccionar, Quilmes iba a dar un golpe de gracia para las aspiraciones de San Lorenzo.

A los ocho minutos, un despeje corto de Caruzzo iba a derivar en un perfecto centro de "Chirola" Romero al segundo palo, donde Orihuela le ganó en el salto a Buffarini y clavó el 2-0.

Ese tanto terminó de desesperar a San Lorenzo, que no pudo volver a meterse en el partido, y muchas veces quedó regalado en el fondo.

Fue a partir de un córner que Quilmes iba a encontrar el tercer tanto, con un cabezazo de Rescaldani aprovechando un rechazo corto de Torrico tras un remate a quemarropa desde dentro del área.

Guede -que cambió todo el equipo menos el arquero para este partido- se fue masticando bronca por no haber podido usufructuar la mala racha de Quilmes y seguir prendido en la lucha por el título.

Ahora tendrá dos semanas para trabajar, sin Liga ni Libertadores, en arreglar los errores y tratar de clasificar a los octavos de la Copa, sin perder el tren en el torneo de Primera División.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído