El clima en Neuquén

icon
Temp
88% Hum
La Mañana Argentina

Recuerdos de infancia, recuerdos de julio del '74

Fueron días de duelo, de no ir al colegio, de música sacra en la radio y mirar el partido de Argentina en el mundial de Alemania.

Ese 1 de julio había amanecido nublado. Desde hacía unos días había un tema que dominaba cada encuentro familiar, las charlas de café, los lugares de trabajo. En el aire se percibía un final. Una parte de la sociedad, que consideraba que ese hombre, al que se le iba apagando la vida, había transformado la Argentina enarbolando la justicia social seguía con desesperanza cada parte médico; otros, presagiaban el final de quien consideraban un dictador, un autoritario, un demagogo. Yo, me preparaba para festejar mi cumpleaños 10.

A las 13 de ese día ya habíamos entrado al aula de cuarto grado, y unos veinte minutos después, antes que abriéramos los cuadernos, irrumpió la directora, jamás olvidaré su semblante más que triste, desencajado, para anunciar que no íbamos a tener clases, que nos teníamos que retirar porque había muerto el presidente.

Te puede interesar...

Al volver a casa, el cielo se había oscurecido aún más, las calles se llenaron de lágrimas y al pasar escuché a un hombre mayor decirle a otro: “qué va a ser de nosotros sin él”. Con casi 10 años no entendí esa sensación de vacío que la muerte de “él” producía, ni mucho menos que era la antesala del infierno.

Muerte de Perón.jpg

Fueron tres días de duelo, de no ir al colegio y de difusión de música sacra en la radio. Pero lo que más me importaba era poder mirar por televisión -precisamente el día de mi cumpleaños- el partido de la selección argentina contra Alemania Oriental en el mundial de fútbol.

Fue empate 1 a 1 con un gol de Houseman, el habilidoso puntero derecho de Huracán que jugaba con las medias bajas, que había crecido en una villa en el Bajo Belgrano en Buenos Aires, y que al convertir salió corriendo con un alocado festejo al grito de “Viva Perón”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario