Remador

Ivo Cutzarida patea las calles en Las Grutas para promocionar su show. El actor protagoniza Cuatro colas y un funeral en Casinos del Río

Luis Uribe
Especial

La gente lo reconoce inmediatamente, e imposible es no sorprenderse. Ese hombre delgado, de cuerpo estilizado, no muy alto y pelo entrecano que ofrece volantes no es otro que Ivo Cutzarida, el que reavivó el refrán "corta la bocha" en un programa de televisión.
El actor protagoniza Cuatro colas y un funeral, la obra que se presenta este verano en Las Grutas y que él mismo se encarga de promocionar en la playa o en la peatonal del balneario rionegrino.
"Lo hice en todos lados, no me molesta para nada", afirma el actor un mediodía de intenso calor, poco antes de salir a "patearla" en busca de espectadores. No se queja, dado el alicaído escenario que vive el ambiente teatral en otras partes del país. "Nos va muy bien", resalta. Pero aclara que el logro requiere sacrificios: "Estoy llenando la sala, pero a fuerza de salir a patearla".
Fue una necesidad porque advirtió que al show no le dieron la difusión necesaria. "Recién ahora pusieron una marquesina", sostiene con tono de queja, y agrega: "Soy el protagonista de una obra que la gente considera famoso, que respetan, y me ven quemándome las patas todos los días, como un heladero o un churrero".
Cerca de la gente
"Hay un idea y vuelta, y eso está bueno. Hubo una comunión. Pude ver lo que la gente piensa de mí, lo que sienten de mí", resalta. Y esa imagen suya que advirtió en ellos lo reconforta, porque es la que considera válida, no la que le crearon en Buenos Aires. "Este lugar es lindo. Acá te encontrás con el hombre de provincia, el rionegrino, el patagónico, el cuyano. Eso lo hace distinto. Es otra Argentina. Es la Argentina con la cual me siento más identificado, la de los valores que salí a defender, la del hombre cristiano, criollo, sin careta. Más frontal, más simple, sencillo y auténtico", asevera.

"Corta la bocha", la frase que pasó a la historia
Cutzarida salió un día de su rol de actor y reveló su interés en cuestiones políticas. Bastó con presentarse en un ciclo de televisión y brindar su opinión para levantar polvareda y detractores. La frase "corta la bocha", que empleó para definir una cuestión simple, ahora lo identifica. "Estaba cansado de que se niegue la inseguridad, de la impunidad que existe. No se hablaba de los temas, no se destapaba la olla", recuerda, y asegura que desde entonces muchas cosas cambiaron. "Intratables era un programa de la farándula, de boludeces. Después de que aparecí yo, empezaron a hablar de política. Abrí el debate", resalta.

Duro con el periodismo porteño
En contraposición al hombre del interior que resalta, Cutzarida golpea a un sector del periodismo porteño. "Son ratas de alcantarilla, un montón de renacuajos que nadan en un charco de agua podrida. Son mercenarios, les pagan", aseguró. La bronca viene porque sostiene que algunos periodistas tergiversaron sus palabras y se burlaron por órdenes superiores. "Creo que hubo un gran apriete de arriba, político, porque les hice pelota el relato de la inseguridad en una frase. Lo que no pudo Lanata y Clarín en quince años lo hice yo con dos frases", expresó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído