LMNeuquen Robledo Puch

Robledo Puch ruega que le den una "inyección letal" o un revólver

El preso que más tiempo lleva encerrado en toda la historia penitenciaria aseguró que está cansado de los problemas de salud que sufre y espera su muerte.

Robledo Puch (68 años) es conocido como el “Ángel de la muerte ”. Dado que ningún juez se anima a darle la libertad al preso que más tiempo ha estado encerrado en el sistema penitenciario argentino, confesó que teme una muerte dolorosa, por lo que pidió que le den un revólver para terminar con su vida, o bien que le apliquen una “inyección letal”, tal como ocurre en Estados Unidos.

En este sentido, y para explicar el por qué de este pedido, el preso -que en más de una oportunidad buscó salir en libertad por diferentes recursos- habló con el medio eleditorplatense.com.ar. y señaló: “A la noche me ahogo por el reflujo, me orino, apenas puedo mantenerme en pie porque mis piernitas no dan más. No estoy pidiendo una reparación por el daño que me han hecho teniéndome injustamente en la cárcel 48 años, me robaron mi vida a los 20, sino que suplico me apliquen una inyección letal como hicieron con Eva Perón cuando no daba más del dolor... ¿usted sabe eso? Pocos lo saben, a Evita no la dejaron sufrir más, le aplicaron una inyección de mucha morfina para que deje de sufrir y yo quiero lo mismo porque no me van a dar un arma para que me pegue un tiro en el corazón como hizo Favaloro, así no se sufre nada”, expresó angustiado el Ángel de la muerte.

Te puede interesar...

Robledo Puch fue preso en 1972, cuando sólo tenía 19 años, por 11 homicidios, dos violaciones y 17 robos. Sin embargo, él insiste en que sólo era un ladrón y señaló a sus cómplices. “Yo no lastimé ni eliminé a nadie, quienes mataban eran los Ibañez y por la corrupción de este país, por 50 millones de pesos ley que puso Jorge Ibañez, compraron al subcomisario de Tigre de aquel entonces para que no se sepa el verdadero autor de esos crímenes y me dejaron preso a mí. Yo sólo robaba para ayudar a los pobres. ¿Usted sabe?, mis padres no podían comprarme libros y lo primero que robé en mi vida fue una colección de libros entre los que estaba la historia de Robin Hood”, comentó.

Carlos Eduardo Robledo Puch, ayer, al ser trasladado para realizarse estudios médicos.
Carlos Eduardo Robledo Puch, el Ángel de la muerte, al ser trasladado para unos estudios.

Carlos Eduardo Robledo Puch, el Ángel de la muerte, al ser trasladado para unos estudios.

“Tengo una causa de cuando tenía 15 años por vaciamiento de joyerías y relojerías y hurto automotor. Empecé a robar de chico. En ese entonces, mi papá era uno de los colaboradores más jóvenes de Perón. Es cierto, era ladrón pero no asesino”, insistió Robledo Puch, el asesino serial más famoso del país.

Nuevamente, el Ángel de la muerte habló sobre los problemas de salud con los que convive día a día: “Por no haber comido dos días, por ignorancia se me formaron tres hernias y con la última se me rompió la próstata. Ahora estoy sentado hablando con usted y tengo un papagayo porque me orino encima, estoy sucio, la última vez que me bañé fue en febrero, se me cae la piel, tengo asma que me quedó desde cuando me pisaron el pecho con unos borceguíes hace mucho, tengo olor a orín, no doy más”.

“No quiero morir en medio de un sufrimiento espantoso, me resfrío con facilidad, me ahogo, morir asfixiado es tremendo. Tengo pavor. Yo ni siquiera usaba armas para robar… Total nadie se tiene que enterar, que me lleven a una clínica y me apliquen una inyección señor. Estoy suplicando por el amor de Dios que hagan eso, no doy más, me queda poco tiempo...”, finalizó, deseando su muerte.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

24.63768115942% Me interesa
17.391304347826% Me gusta
28.985507246377% Me da igual
2.8985507246377% Me aburre
26.086956521739% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario