Salió al balcón de la Casa Rosada y quebró una racha

Hacía 16 años que un jefe de Estado argentino no utilizaba el histórico sitio.

Buenos Aires
Tras recibir la banda y el bastón presidencial, Mauricio Macri habló ayer desde el histórico balcón de la Casa Rosada y rompió una racha de 16 años en la que ningún mandatario lo hacía, así como también aprovechó para dar algunos de sus típicos pasos de baile al ritmo de Gilda.

"Parece que fue ayer cuando nos animamos a soñar que los argentinos merecíamos vivir mejor, y hoy estamos acá, a punto de empezar una etapa maravillosa en nuestro país. Como decía hace unos instantes en el Congreso, prometo siempre decirles la verdad, siempre ser sincero y mostrarles cuáles son los problemas para que trabajando juntos podamos resolverlos", sostuvo el flamante jefe de Estado mirando hacia la Plaza de Mayo.

El bastón
Acompañado por la vicepresidenta, Gabriela Michetti; su esposa, Juliana Awada; y su hija menor, Antonia, Macri mostró la banda y el bastón presidencial a la multitud que se había congregado frente a la Casa de Gobierno.

Ayuda: Mauricio Macri pidió que lo alerten cuando su gobierno se equivoque.

"Necesito que todos los argentinos nos acompañen, que nos avisen, que nos alerten cuando nos equivoquemos y que participen, porque, como les digo una y otra vez, no somos infalibles, pero tenemos mucha vocación de hacer cosas todos los días para que ustedes vivan mejor", arengó.

De esta manera, el líder del PRO retomó la tradición presidencial de salir al balcón de la Casa Rosada el día de la asunción y hablarles a los presentes en la plaza, algo que había hecho por última vez Fernando De la Rúa en 1999.

El 25 de mayo de 2003, el por entonces presidente, Néstor Kirchner, había salido a ese sector de la Casa Rosada, pero no había pronunciado ningún discurso.

"Se me partió el corazón", dijo con un hilo de voz el mandatario después de haber cumplido ese rito con el que todo peronista soñó alguna vez.

Michetti hizo de Gilda en un inesperado escenario

La vicepresidenta cantó "No me arrepiento de este amor" en el balcón y Macri se puso a bailar.

Buenos Aires
Mauricio Macri y su vice, Gabriela Michetti, dieron ayer la nota de color a la formal ceremonia de asunción con baile y canto al ritmo de la cumbia, en el histórico balcón presidencial de la Casa Rosada.

La inesperada escena de Macri bailando la canción "No me arrepiento de este amor", de la popular cantante Gilda, y Michetti entonando sus estrofas a través del micrófono oficial rompió el estricto protocolo con que se realizaron los actos de investidura en la Casa Rosada.

Después de un emotivo mensaje a la multitud que colmó la Plaza de Mayo, Macri había amenazado con bailar, como lo hizo en cada festejo proselitista, pero en tono de broma dijo que lo haría con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, a quien se lo había prometido.

Informal
Pero empezó a sonar la música y el flamante mandatario comenzó a moverse. Se sacó la banda presidencial y recorrió el extenso balcón al ritmo de la cumbia, mientras Michetti entonaba la canción.

La salida al balcón ya había tenido un tono informal, con Macri cargando en sus brazos a su cuarta hija, la pequeña Antonia, y acompañado por la primera dama, Juliana Awada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído