Samid ahora dijo que se fue a Belice porque entró en pánico

Lo llevaron por la fuerza a Tribunales.

Buenos aires. El empresario de la carne Alberto Samid se presentó finalmente ayer, a la fuerza, ante el tribunal que lo juzga por una presunta multimillonaria evasión fiscal y explicó que el “pánico” fue lo que lo llevó a salir del país y ausentarse de las citaciones que le había formulado la Justicia antes de definir si es culpable o inocente.

buenos aires El empresario de la carne Alberto Samid se presentó finalmente ayer, a la fuerza, ante el tribunal que lo juzga por una presunta multimillonaria evasión fiscal y explicó que el “pánico” fue lo que lo llevó a salir del país y ausentarse de las citaciones que le había formulado la Justicia antes de definir si es culpable o inocente.

Te puede interesar...

“Le pedimos al tribunal que los gastos que el Estado hizo se le computen a Samid. Son $400 mil”. Gerardo Milman jefe de Gabinete del Ministerio de seguridad

“Entré en pánico”, dijo Samid a los jueces del Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 (TOPE1) sobre los motivos que lo llevaron a salir del país el 24 de marzo hacia Paraguay, volar de allí a Panamá y refugiarse finalmente en Belice, donde fue detenido el viernes pasado. Samid arribó en la noche del martes al aeropuerto de Ezeiza acompañado por dos oficiales de la Policía Federal y ayer a la mañana fue trasladado a los tribunales federales de la Avenida Comodoro Py bajo un fuerte operativo de seguridad. El matarife también pidió “perdón por cosas que he dicho”, en supuesta alusión a sus salidas radiales durante su clandestinidad y en las que llegó a decir que el fiscal general ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico, Gabriel Pérez Barberá, le había pedido una coima de 1,8 millón de dólares para beneficiarlo en la causa.

“Pido disculpas”, esbozó Samid ante el propio fiscal y los jueces que deberán decidir su suerte, seguramente la próxima semana.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído