Scioli pidió que "Dios ilumine" a Macri

Auguró que haya un "cambio superador" en el país. Reivindicó los logros de los últimos 12 años.

"Ahora buscaré desde donde sea defender coherentemente un proyecto de país que comenzó hace doce años como un sueño", señaló el candidato del Frente para la Victoria (FpV), Daniel Scioli, tras reconocer la derrota en la segunda vuelta presidencial. Y pidió que "Dios ilumine" a Macri para que haya un "cambio superador para el país y para el pueblo".

Pasadas las 21:30, el gobernador de la provincia de Buenos Aires salió al escenario del búnker montado en el Hotel NT del centro porteño, flanqueado por su compañero de fórmula, Carlos Zannini, y de su esposa, Karina Rabolini.

"Siempre hay cosas para mejorar y siempre hay cosas que faltan, pero también es justo reconocer todo lo que se ha avanzado", dijo Scioli, quien estuvo acompañado por funcionarios nacionales, bonaerenses y referentes de La Cámpora.

Varios miles de militantes kirchneristas que se habían reunido frente al hotel y en la Plaza de Mayo expresaron su desilusión por la derrota electoral y algunos no pudieron evitar las lágrimas.
Scioli salió a reconocer la derrota cuando más del 70 por ciento de los votos escrutados mostraban "una tendencia definitiva".

Hemos puesto todo nuestro esfuerzo para persuadir, para convencer al pueblo. Destaco la movilización de los últimos días

"La gente, por la dinámica del ballotage, ha elegido por más de la mitad de los votos la alternancia. Es nuestra democracia tenemos que hacerla madurar día a día", expresó Scioli.
Lejos de la estrategia de dura confrontación que adoptó en la campaña con vistas a la segunda vuelta, Scioli reiteró su "espíritu de colaboración y de construcción" y su decisión de defender "a los trabajadores y la clase media".

"Esa será nuestra responsabilidad a partir del 10 de diciembre: cuidar, influir para que las cosas vayan cada vez mejor", subrayó el postulante kirchnerista, que no nombró a la presidenta Cristina Kirchner, pero reivindicó los "derechos conseguidos" a lo largo de los últimos doce años.

"Hemos puesto todo nuestro esfuerzo para persuadir, para convencer al pueblo, soy profundo demócrata y respetuoso de la voluntad popular, ha elegido una alternativa, que esperamos que Dios lo ilumine, por el bien de todos los argentinos", resaltó.

A la vez, agradeció "profundamente el apoyo de los militantes" y destacó la movilización "de los últimos días".

Luego de dar su mensaje en el escenario, Scioli salió a la calle y saludó a los camporistas en la esquina de Bolívar y Diagonal Sur, donde recibió el saludo de los presentes y se escucharon cánticos a favor del Gobierno, en medio de una marea de abrazos y muestras de afecto hacia el candidato kirchnerista.


OPINIÓN
La era pos-K: Scioli, Massa y cristinismo
Luis Sartori, Editor de LMNeuquén

Las caras derrotadas en el búnker sciolista, anoche, demostraban desolación. Una consecuencia lógica de haber quedado -siendo el caballo del comisario- apenas a unos pasos de la presidencia dos veces en menos de un mes, cuando las encuestas de todo el año vinieron descontando su triunfo.

Pero la diferencia por la que Scioli perdió, una derrota corta en porcentaje, le permite absorber el golpe con tranquilidad de conciencia, y al mismo tiempo, y todavía más importante, le reabre el futuro político.

Algo en lo que seguramente comenzará a pensar apenas pasen las horas siguientes a esta demoledora frustración personal.

En esta derrota compartida, otro que se podrá anotar en lo que viene es el cristinismo, que le fue esquivo a su propio candidato y con esa actitud deja librado a la imaginación qué hubiera sucedido de haberlo apoyado sin dobleces ni zancadillas.

Sintiéndose dueños de este 48% de votos del ballotage, los pibes de la liberación de la Presidenta saliente se sentirán en condiciones de imaginar -¿quién podría dudarlo?- un regreso al poder dentro de cuatro años.

En esta inevitable etapa de poskirchnerismo, los números finales le harán el futuro algo más complicado a Sergio Massa, que apostó a una diferencia más ancha a favor de Macri para dejar bien atrás a Cristina y lanzarse como la cara de la renovación peronista. A eso, también, se la jugaron varios gobernadores peronistas, como el salteño Urtubey. Ese espacio que empezaba a asomar, a partir del resultado de anoche queda desdibujado. Y, por lo tanto, no habría que descartar un reacomodamiento o alinea miento junto al sciolismo.

En cualquier caso, este flamante escenario con tres peronismos en la oposición y en probable disputa entre sí no le adelanta noticias apacibles al presidente electo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído