Se graduó de policía pero lo echaron por una lesión

Sufrió dos hernias durante el entrenamiento y lo dieron de baja.

Agustina Benatti

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquèn.- Un hombre de 30 años denunció que dos años después de graduarse como agente en la Policía del Neuquén, fue desvinculado por una serie de problemas de salud a raíz de dos hernias de disco provocadas durante el entrenamiento en la Escuela de Aspirantes a Agentes. Al quedarse desempleado, el hombre debió volver a Tucumán, de donde es oriundo.

Exequiel González tiene 30 años y hacía seis había dejado su provincia para buscar un futuro mejor en Neuquén. Por eso, en 2015 ingresó a la Escuela de Aspirantes a Agentes de la Policía provincial, que estaba ubicada en la capital provincial.

En una entrevista a LM Neuquén, el joven explicó que nunca tuvo inconvenientes hasta que durante su formación sufrió dos hernias de disco en la columna vertebral.

“Nos hacían hacer un movimiento que llaman ‘paso ganso’ y consiste en caminar en cuclillas con las manos en la nuca. En ese momento sentí un dolor en la espalda pero nunca me imaginé que había sido algo de gravedad, se me habían producido dos hernias de disco”, afirmó Exequiel.

A pesar de los dolores constantes, el entonces aspirante logró terminar la formación como agente y se graduó en diciembre de 2015. “Antes del acto, me citó el rector de la escuela y me dijo que tenía dos opciones: una era pedir la baja voluntaria y en cualquier otro momento ingresar a la fuerza. La otra era que ellos me daban de baja y no podía ingresar nunca más a la institución. Todo esto era por el tema de mi salud”, explicó el hombre.

escuela de cadetes policia

En medio de una crisis de nervios, el joven consultó a un abogado, quien le recomendó no firmar la baja voluntaria. “Pude egresar con mis compañeros y me pasaron a trabajar al centro de monitoreo urbano de la Policía”, confió Exequiel, y agregó: “Había veces en las que no podía caminar e igual me presentaba al servicio”.

“En un momento desde la Junta Médica me dieron tres meses de reposo laboral por mi condición (entre noviembre de 2016 y enero de 2017). Cuando me presenté tras la licencia me dijeron que lo habían computado como si fuesen certificados médicos y seis meses después me dejaron sin trabajo con el motivo de que yo había presentado certificados”, afirmó.

Quedé prácticamente incapacitado. Tenía la esperanza de que me llamaran para volver a trabajar”, dijo Exequiel González

A partir de ese momento, comenzó a enviar recursos al jefe de la Policía, al ministro de Seguridad e incluso al gobernador, aunque sin obtener una respuesta favorable.

“Los doctores me decían que con 30 años no podía estar inyectándome tanta morfina, me recomendaron hacerme la cirugía que me dejó seis clavos en la columna. Ya no aguantaba más el dolor, no podía caminar y tampoco me quería hacer dependiente de la morfina”, confió Exequiel.

“Quedé prácticamente incapacitado porque no puedo realizar ninguna tarea de fuerza”, sostuvo y agregó: “Tuve que volverme a Tucumán porque no tenía para alquilar. Sólo quería trabajar”. Aunque su intención era avanzar por vías legales, al quedarse sin trabajo no pudo pagar los 20 mil pesos que le pedía su abogado.

El robo fue en la Escuela de Cadetes de la Policía en Confluencia.

policia

LEÈ MÀS

Separan a directivo de la mutual policial por acoso

El drama oculto de las mujeres policía

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído