El clima en Neuquén

icon
28° Temp
17% Hum
La Mañana disco

"Seguimos en un sistema bastante depredador"

Baltasar Comotto. Físicamente Tour 2021. El virtuoso guitarrista llega el próximo viernes a Teneas para adelantar su nuevo disco: Empezó la cacería.

Baltasar Comotto, uno de los excelsos guitarristas de la escena del rock argentino, desembarcará el próximo viernes en la ciudad en el marco de su gira Físicamente Tour 2021 que pone otra vez en la ruta al violero de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, banda del Indio Solari en la que está desde sus inicios (2004). Dueño de un sonido arrollador, quien fue guitarrista de Luis Alberto Spinetta llegará a las 21 a Teneas (Leguizamón 1701) para presentar su nuevo EP, Empezó la cacería, inspirado en la muestra del artista valenciano Josep Renau “El combat per una nova cultura”. El compositor, en esta etapa de su carrera, está acompañad por Macabre (ex Catupecu Machu). Y previo a su arribo se refirió al nuevo material, que refleja un “estado” y sensaciones en un mundo “contradictorio”. Además, habló de su conexión con el programador y tecladista, con quien se despachará con un formato electrorock.

El domingo pasado ya presentaron Empezó la cacería en el estadio Malvinas Argentinas. ¿Cómo funcionó la propuesta en vivo junto a Macabre?

Te puede interesar...

Tocamos con Macabre y con Juan Pablo Alfieri (baterista) presentando el disco no oficialmente porque eso quedará para fin de año. Hemos tocado diez temas y la verdad es que nos fue bien y disfrutamos mucho la fecha con un marco de mucha gente, además de la seguridad que se dio, porque seguimos con toda esta cuestión de la pandemia.

En esta nueva visita vas a apostar al formato dúo.

A Neuquén vamos a ir con Macabre en formato dúo electrorock. Hace un tiempo que venimos presentándonos en teatros y bares de Buenos Aires. Es una propuesta en donde anticiparemos temas nuevos porque la idea es volver al sur en formato de trío con Juan Pablo (Alfieri) y ofrecer el disco entero. Será una anticipación de Empezó la cacería y después vamos a hacer clásicos del rock argentino, que siempre flasheamos al tocarlo en distintos lugares dándole nuestra expresión.

¿Y entre esos clásicos qué autores elegís?

Hay de todo un poco. Temas de Sumo, Pappo, Pescado Rabioso, Redondos y también alguno de La Renga. Está bueno porque es un repertorio de rock interpretado a nuestra manera. Macabre es un programador terrible que también va a estar tocando el bajo y teclados. Estamos muy contentos con lo que sucede y cómo lo recibe el público.

¿A partir de qué nace la conexión con Macabre?

La química se dio naturalmente desde el primer show, que fue uno de los primeros streaming con público en pandemia. Hicimos un concierto acústico y después un repertorio más eléctrico. La relación es muy sincera desde el comienzo.

Teniendo en cuenta que Macabre también es productor, programador y cantante, ¿qué te aportó?

Un montón porque es un artista y músico de mucha experiencia en todo sentido: producción, shows en vivo, grabaciones. Yo soy más violero. Él ha trabajado mucho tiempo con Catupecu Machu y eso se nota a la hora de subir a los escenarios, en los ensayos, y te da mucha seguridad. También en la performance. Después ni hablar de las cuestiones humanas porque es una persona increíble. Es una persona muy informada con la que hablo el mismo idioma. Charlamos de bandas de ahora y estamos sincronizados en ese sentido. Y además es una persona abierta en cuanto a los estilos musicales y gustos. Si bien sabe mucho de rock, punk rock, heavy, podés hablar de música electrónica y clásica. Está siempre actualizado.

Son sensaciones (las canciones) vividas en un mundo donde lo visible es amenazante”. Baltasar Comotto. Guitarrista, compositor

¿Cuál fue el disparador de Empezó la cacería?

El disparador sucedió cuando fuimos con mi hermano Agustín a ver una muestra Josep Renau en Barcelona. Su obra hablaba bastante de la Guerra Civil española previo a la década del 60. Es una crítica y denuncia al sistema en el cual él estaba inmerso. Y coincidió en que hoy no ha cambiado bastante el pasto porque seguimos en un sistema bastante depredador. A partir de esa muestra, le planteé a Manuel Capelletti (persona que compaginó e insertó los art effects) hacer el video de Empezó la cacería. Decidí que mi hermano hiciera los dibujos en una línea estética que es muy propia de él, pero que está un poco emparentada con esa muestra que vimos.

p25-f01-espe(SCE_ID=550439).jpg

Hay un sonido de guitarras espeso, apocalíptico y un abordaje más electrónico.

Sí, si bien es de rock, lo que tiene en realidad es que tocamos con programaciones que tienen muy buen sonido, que justamente fueron logrados por Macabre. Y eso que pasa está buenísimo porque son sonidos sampleados y las baterías suenan muy reales. Se suma también un set que hago con una batería electrónica con un sonido más de hip hop, trip hop o del dramanbeis. Toda esa conjunción de sonidos hace que los shows sean electrorock o rock industrial. El sonido del disco se desarrolló por mano de Eduardo Herrera, que es mi co-equiper, mano derecha hace muchos años, y en este disco se encargó del master, grabación. Es también una búsqueda de audio que tuvimos la posibilidad de grabar en un estudio de Villa Urquiza junto con Alfieri, quien es batero de Todo Aparenta Normal. Recomiendo su carrera.

A la hora de la selección de obras, ¿quedaron varias canciones al margen?

El concepto del disco arrancó antes de la pandemia y los temas ya estaban bastantes desarrollados con una preproducción que hice en mi casa. En un punto iba a ser un disco doble: Empezó la cacería y Terminó la cacería. Quedaron muchos temas afuera, y luego en el proceso de 2020 fuimos adaptando la mezcla y grabación. En noviembre de 2019 se grabaron las bases y hay una idea de continuar con la segunda parte. Hoy es ir paso por paso, presentar el nuevo disco por todo el país, que tenga la mayor difusión posible, y representarlo de la mejor manera en formato trío.

¿Cómo juega en lo personal, a la hora de escribir, haber trabajado con Spinetta, el Indio y Andrés Calamaro?

Son experiencias diferentes porque las músicas y metodologías son muy distintas. Los procesos, discos y shows también lo fueron, y me gusta eso de haber tocado en lugares muy distintos. Haber tocado en estadios, en el teatro Coliseo o Vélez Sarfield con Luis, y hacer una gira por Latinoamérica, Europa con Andrés. Me sirvieron para mi profesión y para desarrollarme como artista. Trato de buscar mi lenguaje y mi manera de comunicar. En diferentes contextos y con todo lo que los rodea, son tres artistas legendarios.

¿Qué quisiste reflejar con “Río”, “Físicamente y “Empezó la cacería”, que ya suenan en las plataformas?

Reflejan un estado de una ciudad y uno hace lo posible para aminorar la ansiedad que la gobierna. Son sensaciones vividas, momentos tensos, en un mundo donde lo visible es amenazante.

¿Cómo podrías definir esta etapa de tu carrera? ¿Hay una reinvención, una búsqueda de un concepto o evolución?

Es una etapa de cambio y transición, de presentar un nuevo disco y estar conectado con mis amigos de la música que siempre me acompañaron. También es estar con las antenas paradas con la vida, el compromiso a nuevos proyectos. Me encuentro en esa situación ahora.

¿Cómo atravesaste la pandemia y a qué lugares te llevó?

Fue complicada toda la asimilación del barbijo, higienizarte cada vez que salías y volvías de tu casa, y caer en la realidad que nos tocó vivir con el temor de contagiarte. Fue una incertidumbre que nos tocó a todos porque no se sabía qué pasaba. Los primeros ocho meses fueron muy difíciles. Creo que ahora estamos saliendo, pero hay que ser conscientes de que esto no se fue y sigue. Es un momento difícil a nivel mundial y es un aviso de que no estamos haciendo las cosas bien. Hay un momento de superconsumo extremo, que es el alimento en este sistema del que vivimos. Creo que tenemos que ser conscientes de cuidar el plantea, la cuestión ambiental y revertir una situación en la que estamos en alarma.

Hace ya bastante tiempo, con Gaspar Benegas (guitarrista de Los Fundamentalistas) se presentan con el proyecto Noches de Reyes. ¿Está latente la posibilidad del disco a dúo?

Él está con su proyecto de La Mono (banda que comanda) y yo con el nuevo disco. Es algo que tenemos pendiente porque nos conocemos desde adolescentes y nos lo merecemos. Es cuestión de proponerlo, porque creo que estamos a la altura y lo podemos concretar. Hay que buscar el momento, desarrollarlo y darle un poco más de tiempo a la situación.

¿Cómo viene el nuevo trabajo del Indio y Los Fundamentalistas?

De eso prefiero no hablar porque no me siento autorizado. Se están haciendo cosas y estamos conectados. Ya se darán las noticias en un futuro.

Fechas en la zona

Baltasar Comotto se presentará el sábado 2 de octubre en La Casa de la Cultura de General Roca. El encuentro será a las 18. El mismo días también hará lo propio en Villa Regina.

Al día siguiente, el 3, llegará a Centenario, en donde se subirá al escenario de Vieja Estación.

Las entradas para las diferentes fechas se pueden adquirir en el portal de Livepass.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario