"Siento temor por mi vida, creo que me puede matar"

Violencia de género. Lo afirmó una joven tras ser atacada por su ex.

“Siento temor por mi vida. Creo que me puede hacer algo, me puede matar”, denunció una joven neuquina cansada de las reiteradas agresiones verbales y físicas por parte de su ex y padre de su hijo. La última denuncia que hizo la joven de 24 años fue luego de que su ex pareja la interceptara en su trabajo, la subiera al auto y la agrediera en su casa en Valentina Norte Rural.

De acuerdo con la denuncia radicada el lunes 10 en la Comisaría 16, el agresor, de 27 años, la amenazó con quitarle la tenencia de su hijo y mientras le presionaba la cara contra el colchón le dijo: “Te voy a matar, hija de puta, puta de mierda, trola”.

Te puede interesar...

“Mi hermana sufrió violencia durante los cinco años de la relación, pero no nos decía nada”, confió a LM Neuquén la hermana de la víctima. “No quería denunciarlo porque ella creía que se iba a poner peor. Él le decía que el nene se iba a volver gay por vivir con nosotras y que por eso se lo iba a llevar”, aseguró la joven.

La víctima, de 24 años, tiene un hijo en común con su agresor, a quien ya denunció varias veces por los episodios de violencia que sufrió.

A pesar de que ya lo había denunciado reiteradas veces y que incluso tuvo una restricción de acercamiento que venció en agosto, la hermana de la joven aseguró que el hostigamiento es constante. “Ese lunes llegué de trabajar y mi hermana estaba llorando, me contó que la había ido a buscar al trabajo, la encerró en su habitación, le dijo que la iba a matar”, explicó la joven.

Lo que no se imaginaron en ese momento fue que mientras la joven se encontraba en la Comisaría 16 radicando la denuncia, el agresor volvió a la casa y tras preguntarle a la madre de ambas dónde estaba su hijo, la golpeó en una rodilla y la tiró al piso.

pieza-144-dos-modelos2.jpg

“Vino la policía y él seguía ahí porque no se quería ir. Un oficial dijo que lo conocía y no lo querían ni esposar. Al final quedó detenido por unas horas”, explicó la joven. “Ahora tenemos una consigna policial en nuestra casa, pero cuando mi hermana se toma el colectivo para ir a trabajar, él aparece y le empieza a gritar en plena calle. Optamos por turnarnos para acompañarla a todos lados y que no esté sola hasta que se tome otra medida”, concluyó la joven.

p30-pieza-opi.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído