"Tenemos que hacer nuestra propia experiencia"

Pablo Bongiovani.Ley de cine. El diputado adelantó el proyecto que busca que Neuquén siga los pasos de San Luis y se convierta en un polo de producción audiovisual.

Analía Castro

castroa@lmneuquen.com.ar

Neuquén busca seguir la impronta de los pioneros puntanos que desplegaron una maquinaria cinematográfica en la provincia a partir de una legislación que no sólo los posicionó como un importante centro de producción audiovisual, sino que además impulsó un círculo virtuoso potenciando las actividades relacionadas directa o indirectamente con esa industria. “Nosotros nos basamos fuertemente en San Luis por su experiencia. Todo vuelve y se reinvierte en la misma provincia, incluso el turismo, porque hay gente que va a determinados lugares porque lo vieron en una película”, destaca el diputado provincial y presidente de la Fundación BPN, Pablo Bongiovani, uno de los promotores del proyecto local anunciado en el marco de la Muestra de Cine de San Luis, realizada hace unos días en el Español.

Las productoras deberán contratar un 30% de personal neuquino. El 20% de los actores serán locales”.

-¿Cómo surgió la iniciativa?

De los mismos realizadores de cine y documentales de la región, y también a partir de la necesidad de fomentar proyectos en la provincia.

-¿De qué modo la ley incentiva la actividad?

La ley crea un instituto de cine que es como el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) pero provincial. Estará integrado por un director y distintas personas que entienden el quehacer cinematográfico del INCAA y asociaciones intermedias. Son los que van definir el apoyo económico para los proyectos. También habrá un Consejo Asesor plural, ad honorem, formado por gente experimentada que no necesariamente será de Neuquén. El instituto funcionará como un organismo descentralizado y autárquico, lo que le dará mayor soltura y rapidez en la toma de decisiones. Además, se establecerá una Film Commission, que es una entidad o una especie de ventanilla destinada a facilitar a los productores información y los recursos para los rodajes. Desde allí se organiza todo el equipo de trabajo regional que va a participar en la película.

—¿Cómo será la financiación?

Desde el INCAA van a replicar el aporte que haga la provincia en cada producción, pondrán el mismo monto. La ley ayuda a las productoras que vengan a filmar a Neuquén. A cambio deberán contratar personal neuquino en un 30 por ciento, sacando los protagonistas y los directores. El 20 por ciento de los actores tienen que ser locales, con más de dos años de residencia en la provincia. Los servicios de catering y traslados tendrán que contratarse aquí. Tendrán que generar además capacitaciones para el personal que trabaje en la película, que deberá mostrar y garantizar el respeto a la identidad cultural de la región, sus valores, costumbres y tradiciones.

—¿De dónde saldrán los fondos que aporte el Estado neuquino?

La provincia va a armar un fondo que se va a tener que discutir en las comisiones de economía. Cuando esto se reglamente, el gobernador mostrará de dónde. Igualmente, el instituto, que va a ser autárquico, va a poder recepcionar fondos no sólo de la provincia. Vamos a generar otros mecanismos para que empresas privadas puedan financiar filmaciones. Una vez que esto empiece a rodar películas, se recaudará través de los derechos.

—¿Cómo se promueve a los realizadores locales?

El 80 por ciento del presupuesto será para los proyectos regionales.

—¿Qué actores sociales participaron en el proyecto?

Estuvimos sentados con el subsecretario de Cultura de la provincia, Marcelo “Fox” Colonna; y su equipo técnico, compuesto por actores y realizadores; y el presidente del INCAA, Alejandro Cacetta. Además estamos conectados con la gente de San Luis Cine, vino el propio gobernador Alberto Rodríguez Sáa la semana pasada y el cineasta Martín Ferrari, que es neuquino y está trabajando allí. Cuando el proyecto esté en la Legislatura, se abrirá aún más el juego para otros actores.

¿Qué aspectos tomaron de la experiencia puntana y en qué se diferencian?

Hace quince años que San Luis tiene esta ley funcionando, realizaron mas de 80 películas y documentales. Hubo aspectos de la reglamentación que tuvieron que ir modificando sobre la marcha. Nosotros estamos atentos a ese recorrido, pero esta ley no es un copie y pegue de San Luis. Es una ley neuquina. Tenemos que hacer nuestra propia experiencia. En San Luis vos vas a filmar y ya tenés equipos armados y montados para un rodaje internacional. Acá aún no tenemos esa oferta, la tenemos que ir construyendo a partir de capacitaciones y generando empleo.

¿Cuándo se presentará el proyecto y en cuánto tiempo se pondría en marcha?

Lo va a definir el gobernador. Pronto, porque ya lo anunció. Lo importante es la presentación. A parir de ahí comienza todo el trabajo de comisiones. A veces puede llevar un mes o seis meses. Espero y confío en que lo saquemos rápido. Dependemos del resto de los diputados, de que nos acompañen y que entiendan lo importante que es una ley de cine para Neuquén. Yo rescato la decisión política concreta del gobernador de haberla impulsado. Espero que en la legislatura entiendan que tenemos que acompañar, acá no hay nada raro ni malo, todo es buenísimo. El que se oponga tendrá que tener argumentos sólidos y quedará expuesto si por mezquindad dice que no.

“El Español no es sólo un cine, en él confluyen otras actividades sociales”

“Estamos muy contentos de cómo está funcionando. Somos un Espacio INCAA. Tenemos una programación nacional que respetamos y que nos permite tener un equipamiento 3D de última generación, que a su vez posibilita que pasemos otro tipo de cine”, señaló Bongiovani sobre el Cine Teatro Español, pero aclaró: “Es totalmente diferente al cine comercial. Las películas que pasan en el Village las tenés en el Español a los 15 días a mitad de precio y con la misma calidad. Abrimos la sala a gente que no había visto nunca cine 3D, que no podía acceder. Pero no competimos”. Y valoró: “Tenemos una sala donde conviven el cine, el teatro, la Sinfónica, acciones sociales. Generamos ciclos que tienen que ver con la igualdad y en ocasiones proyectamos gratis películas. Es una decisión política de sostenerlo. Es un equilibro, tratamos de no perder plata y abrirlo socialmente. Los lunes el hall se abre a los músicos y la gente. Los domingos a las 17 hay un ciclo para mujeres que funciona muy bien. Pasamos películas emblemáticas como Lo que el viento se llevó”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído