Trujillo, al límite de la resistencia

Trujillo, al límite de la resistencia

Neuquén.- Luis Trujillo, reciente ganador del 7º Trail organizado por el Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa que se disputó el domingo pasado, es un animador permanente de pruebas de calle, trekking y, desde los últimas dos temporadas, de los ultrails, competencias de máxima exigencia que ponen en una misma línea el corazón, la mente y la pasión. Esa misma pasión que transmite este atleta de 38 años cuando rememora sus comienzos en la disciplina y sus sueños para lo que viene.

Curioso inicio. “Yo jugaba al fútbol en Independiente, estuve ocho años. Estaba en el equipo de primera, pero un día llegué y un entrenador me dijo que me bajaban a cuarta división. Ocurrió que por los horarios de la facultad -empezaba a estudiar la carrera de Educación Física- se me complicaba asistir. No lo aguanté, tiré la camiseta y dije ‘no voy más’. Ahí empecé a entrenar para correr”.

Desde entonces (tenía 19 años) no paró: “Mi papá (Omar, también gran atleta) competía, y juntos en 2001 empezamos a correr trekking, que en ese tiempo se corría en pareja. Mi primera carrera con él fue en El Chocón, después competí junto a José Calquín, un monstruo”.

De esos años guarda un grato recuerdo del segundo puesto que obtuvo en el Cruce de los Andes Mamuil Malal (100 kilómetros). Quedó segundo y 12º en la general. También ganó el circuito Nike, varias veces fue el mejor cipoleño en la tradicional Corrida de Cipolletti y acumula nueve K42 en Villa La Angostura entre los top 10.

“Este año voy por el décimo y voy a correr el Gran K42, que son 15 kilómetros el primer día y luego los 42 km de siempre. De acá a fin de año también tengo el Brut Run de Bariloche (50 km), los 100 kilómetros del Ultrail Vulcano y otra carrera en Puerto Varas, ambas en Chile”, cuenta.

Su sueño es llegar al Mundial de Ultrail. “Este año estuve cerca y el objetivo es para el año próximo. Dejo de correr trekking porque es una prueba que está más asociada a lo que es caminata, y en cambio los trails son más competitivo”, explica.

Atleta a tiempo completo, entrenando o enseñando a través de un emprendimiento privado y trabajando en la pista de la Ciudad Deportiva como empleado de la Subsecretaría de Deporte provincial, dedica unas cuatro horas al día al entrenamiento, recorre unos 400 kilómetros diarios, 4 mil kilómetros anuales de puro entrenamiento combinados con dietas y descanso. Tanto sacrificio tiene sus compensaciones, que no pasan por los podios sino por el éxtasis que representa amanecer corriendo con el sol iluminando el escenario.

“Ver salir el sol es impagable”

“A mí me gustan estas carreras de 15 o 16 horas en la que te pasás toda la noche corriendo. Empezás al atardecer y terminás con la luz del día. Ver salir el sol con el fondo del Hua Hum es impagable”, rememora iluminado por el recuerdo.

“Es duro correr por la noche porque se está en la soledad más absoluta con la única compañía de la linterna iluminando el sendero. En la última me acompañó mi hijo Juan Ignacio, que incluso corrió un trecho conmigo. Muchas veces uno se pregunta qué estoy haciendo acá. Este año me pasó. Llevaba recorridos 35 kilómetros, iba bien en el cuarto puesto y de pronto, a las diez y media de la noche, no quería seguir más. Llamé a mi señora y entre ella y algunos amigos me motivaron para continuar. Estas cosas pasan porque es duro, la humedad se siente y todo cuesta mucho”.

Lejos de ser un objetivo cumplido, para Luis Trujillo el momento cumbre no es -como para muchos atletas- llegar a la meta. Por su voracidad competitiva lo peor viene después de cruzar la meta: “Me retiran el chip de la zapatilla. Es el momento más triste porque se acaba todo”.

1600 participantes tuvo la prueba.

Los participantes que tuvo la séptima edición del trekking SPJ corrieron en tres distancias por la zona de bardas, sobre 25 kilómetros y 10 kilómetros, ambas competitivos, y 5 km para los más pequeños, sin clasificación.

6 fueron los podios de Trujillo este año.

Fue 1º en el Frontera Trail de Temuco, el Desafío Makalu Lago Puelo, el Love Trail de Plottier y el 7º Trekking SPJ del Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo de Neuquén, Río Negro y La Pampa; 2º en el Patagonia Run de San Martín (130 km) y 3º en 50 km Bariloche.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído