Un anciano de 91 años era esclavizado en un campo

Trabajaba 12 horas diarias y su patrón le retenía la jubilación.

Santa fe. Tras una denuncia por trata de personas contra su patrón, la Gendarmería rescató a un hombre de 91 años, quien vivía esclavizado trabajando como peón en un campo del sudoeste santafesino. Desde la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) agregaron que el dueño del terreno le retenía la jubilación y solamente le pagaba 200 pesos mensuales.

A principios de este año, luego de una inspección de la Uatre en Venado Tuerto por un llamado anónimo, se descubrió la aberrante situación de la que habría sido víctima el anciano. Si bien el caso fue notificado inicialmente ante las autoridades del Ministerio de Trabajo de la provincia, pasó a ser materia de una causa penal y la víctima fue asistida ahora en el marco de un allanamiento ordenado la semana pasada por el fiscal federal Javier Arzubi Calvo.

Te puede interesar...

Entre otros datos alarmantes, el sindicato advirtió que el peón rescatado llevaba 12 años en esa situación. “Nos decía que permanecía allí porque quería cobrar todo lo que le debía el patrón”, apuntó el delegado regional Juan Flaherty en diálogo con el sitio Venado 24 a la hora de repasar cómo fue la primera entrevista en el establecimiento a partir de un llamado anónimo.

Casucha: La casa del hombre tenía piso de tierra. paredes sin revocar y un baño afuera precario.

El procedimiento que autorizó el juez rosarino Carlos Vera Barros requirió la intervención de Gendarmería Nacional y también la colaboración de la Agencia Provincial de Investigación sobre Trata de Personas y la Dirección de Políticas para Adultos Mayores de la Municipalidad. Flaherty explicó que el predio ubicado cerca del cruce de la Ruta Nacional 8 con la Ruta Provincial 14 estaba en condiciones “infrahumanas”. Allí constataron que el trabajador “vivía en una casa con piso de tierra, paredes sin revocar” y “un precario baño afuera”. Además de cuidar el campo, el anciano se dedicaba a la cría de aves de corral y ovejas a cambio de 200 pesos mensuales por 12 horas diarias de trabajo. Para colmo, el propietario lo llevaba una vez por mes a cobrar la jubilación y luego se quedaba con los haberes de su empleado.

El peón explotado fue trasladado desde el campo y atendido en el Hospital Alejandro Gutiérrez tras el allanamiento. Después de la denuncia del 18 de febrero, representantes de Uatre acotaron que en el lugar había otra persona que ocupaba una casa diferente, aunque ignoraban si se trataba del propietario de esas tierras.

$200 por mes

Es lo que le pagaba el patrón al anciano por 12 horas diarios de trabajo, desde hacía 12 años. Además, el terrateniente acompañaba al peón el día que debía cobrar su jubilación y se quedaba con el dinero.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído