Un chanta: simuló ser un indigente y estafó a monjas

Las carmelitas le dieron un albergue, pero él levantó una carpintería.

Un hombre se hizo pasar por indigente y usó un albergue del convento Las Carmelitas para montar su propio taller para hacer trabajos de carpintería.

El hecho fue denunciado ayer por los propios vecinos del barrio 11 de Octubre de Centenario, donde está ubicado el convento y los 4 monoambientes que son utilizados por personas carenciadas.

Hay una denuncia policial e intervino el Municipio, pero no se pudo constatar legalmente que el hombre esté trabajando dentro del taller, que estaba con candado.

La historia comenzó hace unos meses, cuando un hombre de 65 años se instaló en una pieza en uno de los módulos, que da a la calle Chachil, en el tranquilo barrio frente al convento de las monjas.

Hasta ahí, todo trascurría en forma normal, hasta el que hombre contrató a una empresa para levantar un galpón de chapa y poner a trabajar sus máquinas.

La situación fue tan insólita que el supuesto indigente se colgó de la luz de los vecinos, algo que provocó una merma en la tensión, en un sector de la barriada.

"Hace ruido con las máquinas y usa la luz del convento. Acá a muchos vecinos dejó sin luz porque se chupa toda la energía cada vez que prenden las máquinas", expresó una vecina a LM Neuquén, que no quiso dar su nombre.

"Es una persona violenta y nos dijo que no se quería ir, que iba a trabajar en ese lugar", acotó.

El revuelo ayer fue de tal magnitud que hasta las mismas carmelitas tuvieron que salir a aclarar y bajarle el tono polémico a la situación, que indignó al vecindario.

"Creo que hay que ser respetuosos, ya hablamos con esta persona y nos dijo que en 15 días se iba. Estos albergues son para personas que están atravesando situaciones difíciles", dijo una de las monjas.

Según la denuncia policial a la que pudo acceder este diario, el hombre, cuyas iniciales son I.B., se instaló hace unos meses, pero dos semanas atrás levantó el galpón de chapa para la futura "empresa".

Al parecer, iba a poner una fábrica de muebles, por la cual ya tenía algunos "empleados" trabajando, en el mismo predio del albergue para los indigentes, según se pudo conocer por los vecinos.

Pero la rapidez con la que corrieron ayer las noticias hicieron "recapacitar" al hombre, que ahora sostuvo que levantará el taller y se irá a buscar otro lugar para trabajar el mes que viene.

Sin luz por el taller
Los vecinos sostuvieron que el uso de la red eléctrica con fines industriales alteró la tensión en algunas casas que, en algunas horas, tuvieron que iluminarse con velas, según consta en la denuncia.

Lo más llamativo del caso, según sostuvieron los vecinos y que consta en la denuncia policial, es que el hombre en cuestión tiene el domicilio legal a pocos metros de los albergues para los indigentes: Painamal 290. "Es todo muy raro porque vivía legalmente antes de que se instalara en los albergues. Es como si hubiera planeado todo para levantar el taller", dijo un vecino.

Las monjas dejaron claro de que los albergues no los administran ellas en forma directa, sino a través de una persona encargada especialmente de hacer los contratos de comodato. Cada uno de ellos puede durar hasta seis meses, período en el que la persona se inserta nuevamente en el ámbito laboral y familiar.
Sin embargo, el polémico caso del hombre que quiso poner una fábrica de muebles pasó a la historia en esta localidad.

Fábrica El hombre intentaba prestar servicios de armado de muebles en un predio para carenciados.

EN TRES PASOS
Se acomodó a gusto y abusó de la confianza

1- El monasterio de las Carmelitas Descalzas está ubicado en el barrio 11 de Octubre de Centenario. Es un lugar donde las monjas hacen el voto de claustro, y además ayudan a personas que necesitan refugio por problemas económicos y de indigencia. Hay cuatro departamentos frente al convento.

2- Hace unos meses, un hombre se instaló en uno de los monoambientes. Supuestamente tenía problemas de dinero y no tenía un lugar donde residir. Las carmelitas le brindaron alojamiento hasta que pudiera encauzar su vida. Le hicieron un comodato por unos meses.

3- Hace 15 días, una empresa construyó un pequeño galpón en sólo tres días, en el mismo terreno de los albergues, y los vecinos denunciaron la irregularidad. Pidieron sacarlo del barrio.

No pueden pescar al "dueño" del taller clandestino

Centenario
El Municipio no pudo constatar actividad comercial, ante la denuncia en la comisaría de uno de los vecinos del barrio 11 de Octubre de esta ciudad.

Cuando llegaron los inspectores de Comercio a los albergues de la calle Chachil, el portón donde se construyó el galpón para la supuesta fábrica de muebles estaba cerrado con candado.

"Recibimos el reclamo, pero no se constató nada, no había nadie trabajando en el lugar. Legalmente no podemos hacer nada", dijo Aníbal Vega, a cargo del área de comercio de la comuna.

Según los comentarios de los vecinos, el hombre se movilizaba en un vehículo de alta gama y ya tendría empleados y clientes que lo iban a visitar para su proyecto.

La comuna no pudo realizar ninguna multa ni clausura hasta tanto no vea actividad comercial. Aún no se sabe si la persona había podido concretar alguna venta.

Desde Comercio indicaron que más allá de que no hallaron elemento alguno para realizar una inspección o multa, volverán el próximo lunes para verificar si en el lugar funciona efectivamente un taller clandestino.

Los vecinos se quejaron por los ruidos molestos en horas de la tarde producto de las máquinas.
"No usó el lugar como una vivienda sino como una fábrica. Esto es ilegal y queremos que tomen cartas en el asunto", dijeron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído