Un fenómeno que es inevitable

Cuando la producción no es rentable y lo que deja dinero es el loteo para asentamientos urbanísticos, no hay mucho para pensar.

Neuquén.- ¿Urbanizar o dejar el perfil productivo? Este dilema se viene planteando desde hace años en toda la zona del Alto Valle, aunque el progreso y el urbanismo pudieron más con la idea de producir.
Ocurrió en Cipolletti, Plottier, Centenario, Fernández Oro y Neuquén capital ante el crecimiento sostenido que tuvo la región en los últimos 30 años.

En Neuquén, los únicos lugares productivos que quedan son las chacras ubicadas en las inmediaciones del aeropuerto y la zona sur de la ciudad, aunque en este caso, el desmonte de fincas en los últimos meses se fue acelerando cada vez más.

La Ordenanza 12815, conocida como la de "las Valentinas" fue aprobada en septiembre de 2013, después de una dura discusión donde se enfrentaron dos posiciones imposibles de conciliar: la de los viejos chacareros que querían convertir sus tierras en barrios, y la de los que aún mantienen su actividad y resistieron la urbanización de la zona.

La cuestionada ordenanza habilitó 38 barrios, la mayoría ubicados en Valentina Sur, algunos en Valentina Norte y dos de Rincón de Emilio. De esos 38, al menos seis están en procesos avanzados para su concreción dentro de la zona sur, el resto aún no tiene expectativas de ejecución inmediata.
No obstante, es un hecho que en los próximos años, con el crecimiento de la ciudad, las chacras desaparezcan definitivamente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído