Un mal ejemplo: el cine genera nuevos fumadores

La OMS pide que las películas con cigarrillos sean no recomendadas para niños y adolescentes.

Buenos Aires
Aunque en todo el mundo existen cada vez más limitaciones a la publicidad de tabaco, parece ser que el cine está atentando contra los intentos de erradicar la adicción al cigarrillo.

Al menos así lo entienden desde la Organización Mundial de la Salud, que solicitó a los gobiernos cambiar la clasificación de las películas en las que aparezca alguno de sus personajes fumando, para proteger a niños y adolescentes.

Esta petición surge a partir de un relevamiento realizado por el organismo dependiente de las Naciones Unidas, que revela que en los Estados Unidos estos films estimularon a un 37% de jóvenes espectadores a fumar.

"Las películas siguen siendo uno de los canales en los que se muestra el tabaco a millones de adolescentes", argumentó el director de la OMS para el Departamento de Prevención de Enfermedades no Transmisibles, Douglas Bettcher.

Sin ir más lejos, se comprobó que en el 44% de todas las películas producidas por Hollywood aparecía alguien fumando, y la mayoría de ellas eran aptas para menores.

Además, el 59% de las películas más taquilleras estrenadas entre 2002 y 2014, tanto las producidas en Estados Unidos como las de otros países como Argentina, México, Alemania, Islandia, Italia, Polonia, Países Bajos y Reino Unido, contenían imágenes de tabaco.

Por eso, no sólo instan a cambiar la calificación, sino a incluir una advertencia antitabaco antes de cada escena, eliminar la promoción de marcas e incluir una certificación en los créditos que garantice que la cinta no fue financiada por la industria del tabaco.

En el caso de Argentina, si bien existe la Ley Antitabaco desde 2011 que, entre otras cosas, regula la publicidad y restringe los lugares habilitados para fumar, la norma no alcanza a las producciones cinematográficas.

Por eso para la OMS, las películas se han convertido en "las últimas fronteras que intentan aprovechar la industria para burlar la creciente dificultad de usar otros caminos para su promoción".

"Las películas ofrecen la oportunidad a la industria del tabaco de transformar un producto mortal en un status symbol", argumenta Armando Peruga, responsable de la iniciativa Tobacco-Free de la OMS.

Sin embargo, ya hay quienes se pronunciaron en contra.

Muchos aseguran que el organismo está incurriendo en la "censura creativa", sobre todo cuando sugieren que los estados quiten los subsidios a las producciones que incluyan de una manera u otra la promoción del tabaco, ya que estarían malgastando fondos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído