Un nene de 5 años legalizó su cambio de género

Tras un proceso que empezó en 2016, Tito tendrá su nuevo DNI.

Mar del plata. “Princesa no, caballero”. Con esa definición, cuando apenas tenía dos años, Tito le manifestó por primera vez a su familia su disconformidad con la identidad que se le había adjudicado por tener genitales femeninos. Ahora tiene 5 y se convirtió en el nene trans más chico en legalizar su cambio de género en la ciudad de Mar del Plata.

Este lunes la emoción de Tito invadió el Registro Provincial de las Personas de la avenida Independencia al 2800, donde llegó cerca del mediodía junto a sus padres y su hermana mayor, Isabella, de 8 años, sus abuelos, sus tíos, tres maestras, cuatro amigos de la escuela, un vecino y los profesionales de Asociación por un Mundo Igualitario (AMI), la abogada Claudia Vega y el psicólogo Jorge Visca. El trámite era tan simple como importante. La rectificación de género en su partida de nacimiento que le permitirá recibir su nuevo DNI en poco más de una semana. “Quiero que en mi documento diga que me llamo S...”, le dijo a la empleada que lo estaba atendiendo cuando le hizo estampar su “firma”.

Te puede interesar...

Tito es el nene trans más chico de Mar del Plata en obtener sin juicio al Estado el cambio de género en su DNI. Claudia Vega, la abogada que acompañó a su familia durante todo el proceso administrativo, remarcó la importancia de la Ley de Identidad de Género tanto como la importancia de que el Estado la ponga en práctica. “Hay que seguir acompañando su inserción de la ley en la sociedad y una participación del Estado más activa: no se conocen las identidades trans y se cuestionan estas infancias como si no supieran manifestar cómo sienten”, dijo la letrada. “Si no cuestionamos a los niños y niñas heterosexuales, no tenemos por qué cuestionar otras identidades. Hay que destacar que son infancias felices y lo seguirán siendo en la medida en que sean respetadas sus identidades”, agregó.

“No tenemos por qué cuestionar otras identidades. Hay que destacar que son infancias felices y lo seguirán siendo en la medida en que sean respetadas sus identidades”, dijo Claudia Vega, la abogada de la familia

La historia del pequeño salió a la luz el 15 de febrero, cuando el diario La Capital de Mar del Plata publicó un artículo que relataba su recorrido: al año y medio ya se identificaba como varón y meses después pidió que dejaran de llamarlo por el nombre que sus padres habían elegido para optar por uno nuevo. “Princesa no, caballero”, fue lo que les dijo Tito a sus padres hace más de dos años cuando comenzaron el proceso para convertirse en un chico trans. Después, sorprendió a sus maestras pidiendo actuar de bombero con sus amigos varones (y no de bombera, como las nenas del aula). Entonces, Guadalupe y Matías, sus padres, no solo se zambulleron en la teoría existente sobre el tema, también buscaron profesionales que acompañaran, contuvieran y facilitaran el camino elegido por el menor.

La inscripción fue posible gracias a la Ley 26743, sancionada en 2012, que en su artículo 3º garantiza a toda persona “la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida”.

La rectificación también se dio cerca de una fecha más que simbólica: hace tan solo una semana, la Ley de Identidad de Género cumplió siete años. Definitivamente, mayo será para Tito el mes de la reivindicación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído